TIBURONES ATAQUES

Los ataques de tiburones permanecen “extremadamente bajos”, pero suben las muertes

tiburones extintos Foto archivo tiburón. EFE/Eimund Loo

El número de ataques no provocados de tiburones a seres humanos en todo el mundo cayó en 2020 por tercer año consecutivo hasta 57 casos, frente a 64 en 2019 y 66 en 2018, pero fue el más letal desde 2013, con 10 muertes, según un informe divulgado este lunes en Estados Unidos

El total de casos de ataques de tiburones a humanos reportados el año pasado fue de 120 (39 provocados incluidos), según el informe anual del Archivo Internacional de Ataques de Tiburones (ISAF) de la Universidad de Florida (EEUU), en Gainesville (norte del estado).
Seis de las mordeduras fatales se produjeron en Australia, 3 en Estados Unidos y 1 en aguas de St. Martin (San Martín), una de las islas de Barlovento en el Caribe.

“Este año hubo 13 muertes relacionadas con tiburones, pero 10 de estas no fueron provocadas, un número que está por encima del promedio mundial anual de cuatro muertes no provocadas por año”, señaló el ISAF.
El término “ataque no provocado” significa que este tipo de agresiones de escualos a personas “tienen lugar en el hábitat natural” de esos animales y sin que exista “provocación humana”.

EE.UU. LIDERA EL MUNDO EN NÚMERO DE ATAQUES NO PROVOCADOS

De acuerdo con las tendencias a largo plazo, Estados Unidos se situó a la cabeza del mundo en número de ataques no provocados de tiburones en 2020, con 33 casos confirmados, esto es sin embargo un 19,5 % menos que los 41 incidentes registrados en 2019.
Estos 33 casos, agregó esa institución, representan el 58 % del total mundial, una disminución respecto de 2019, cuando el 64 % de los ataques no provocados en todo el mundo tuvieron lugar en aguas de Estados Unidos.

Y dentro de Estados Unidos, Florida, con un total de 16 incidentes de ataques en 2020 (ningún muerto), encabeza la lista mundial en número de mordeduras de tiburón, un primer puesto que ocupa desde hace décadas.
“Los 16 casos de Florida representan el 48 % del total de EE.UU. y el 28 % de las mordeduras de tiburones no provocadas en todo el mundo”, apuntó el ISAF, aunque, precisó, este estado “ha experimentado una caída significativa de su promedio anual de los cinco años más reciente con un promedio de 30 incidentes”.
En segundo y tercer lugar se sitúan Hawai, con cinco ataques de escualos, uno de ellos fatal, y California, con 4 agresiones de escualos y una muerte.

De las 548 especies de tiburones conocidas, solo 13 han mordido a seres humanos diez o más veces, señala el estudio.
Gavin Naylor, director del programa de investigación de tiburones del Museo de Historia Natural de Florida, dijo que el alto número de muertes en 2020 es probablemente una “anomalía”, y descartó que sea motivo de alarma.

“Esperamos cierta variabilidad de un año a otro en el número de mordeduras y muertes. Un año no marca tendencia, y el recuento total de mordeduras de 2020 es extremadamente bajo”.
Además, añadió, los datos a largo plazo muestran que “la cantidad de mordeduras fatales está disminuyendo con el tiempo”.

LOS EFECTOS DE LA COVID-19 EN EL NÚMERO DE ATAQUES

Si bien la incidencia de ataque de tiburones tanto en EE.UU. como a nivel mundial ha ido disminuyendo, las cifras de 2020 representan una caída más drástica de lo que cabría esperar, según un análisis de las tendencias a largo plazo.
Esta disminución de ataques observada “puede deberse a las cuarentenas generalizadas, con las playas cerradas y los viajes de vacaciones reducidos en respuesta a la pandemia de la covid-19”, apuntó el informe.
Los surfistas y aquellos que practican algún tipo de deporte marino con tabla experimentaron el 61 % de los ataques en todo el mundo en 2020, en comparación con el 53 % en 2019 y 2018.

UN AÑO IMPORTANTE EN ATAQUES DE TIBURONES BLANCOS

Los expertos del ISAF confirmaron que los tiburones blancos estuvieron involucrados en al menos 16 ataques no provocados en 2020, incluidas 6 de las 10 muertes contabilizadas en 2020: 4 en Australia, 1 en California y 1 en Maine.
De las muertes restantes, dos fueron el resultado de mordeduras de tiburón tigre, incluida la muerte en Hawai, y dos no pudieron identificarse por especie.
Si bien algunos científicos han sugerido varias razones para la gran cantidad de mordeduras causadas por tiburones blancos en 2020, tales como el calentamiento global, los cambios en las poblaciones de peces y las migraciones, Naylor advirtió que no se deben sacar conclusiones precipitadas. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com