Los ataques de leopardos “come hombres” generan creciente temor en la India

Los ataques de leopardos

Los ataques a personas por parte de leopardos, denominados localmente "come hombres", generan creciente temor en zonas rurales de la India, a cuyas poblaciones se acerca el felino en busca de alimento empujado por la destrucción de su hábitat.

El diario local The Hindustan Times ofrecía recientemente unas impactantes imágenes de un leopardo en las calles de una pequeña localidad del estado central de Maharashtra, que daba un zarpazo a un hombre en su intento de huir de la multitud que lo acorralaba.

Una portavoz de la Fundación para la Vida Salvaje en la India (WTI), Sheren Shrestha, explica a Efe que no existe un censo actualizado de leopardos en la India, pero se estima en unos 50.000 ejemplares.

En zonas rurales no es extraño que un leopardo se acerque a poblaciones, ya que la especie se acostumbra a vivir cerca de ellas.

El problema surge cuando su hábitat es cada vez más reducido, en buena parte por la conversión de zonas naturales en plantaciones de caña de azúcar, con la consiguiente disminución de sus presas, lo que le lleva a atacar al ganado e incluso a perros callejeros.

Suvidha Bhatnagar, de la organización Wildlife SOS, relató a Efe que el leopardo se camufla en los campos de caña y los conflictos se incrementan cuando se cosecha, ya que la deforestación hace cada vez más difícil que se pueda refugiar en la jungla.

Los incidentes se producen porque muchas personas desconocen cómo actuar cuando se encuentran con uno de estos felinos, ya que “si se le deja pasar sin molestarle, hay muchas posibilidades de que no hiera a nadie”, comenta por su parte Shrestha.

Sin embargo, “hay gente que se excita y hace cosas que acaban en un ataque en defensa propia” del leopardo al sentirse acosado.

Los leopardos a veces entran en casas en busca de comida y sus presas entonces son niños o adultos que duermen: de los ataques producidos en Borivili, cerca de Bombay, en el oeste, el 80 % de las víctimas tienen entre 5 y 8 años.

Algunos lo hacen de forma reiterada, por lo que en la India se les llama “come hombres”, una denominación que se aplicó “oficialmente” en la década de 2000 a 45 ejemplares en el estado de Uttarakhand, en el noroeste.

En ese estado, se calcula que en la pasada década los leopardos mataron a más de 200 personas y aunque no existen estadísticas más recientes, solo las de ese decenio superan con creces en la India a los datos disponibles de países vecinos como Nepal o Pakistán.

La solución para reducir los ataques a personas “pasa por cosas simples”, una de ellas el concienciar a las poblaciones afectadas de que “actuaciones erróneas solo agravan el conflicto”, señala la portavoz de WTI.

Entre esos errores, cita la tendencia a formar una multitud cuando se intenta capturar un leopardo, complicando la labor de los especialistas y haciendo que el animal se sienta aún más amenazado.

“Con que la gente dejara un pasillo, el leopardo la mayoría de las veces se iría por sí mismo”, sin necesidad de que un equipo de especialistas tuviera que “rescatarlo”, advierte.

El Ministerio de Medio Ambiente de la India cuenta incluso con una guía sobre cómo actuar al encontrarse con un leopardo, además de haber puesto en marcha los “equipos de respuesta primaria”, con especialistas en el manejo de esta especie.

Uno de estos equipos tuvo que patrullar en varias localidades del estado norteño de Himachal Pradesh, ante el temor generado entre los vecinos tras la muerte de varios niños en ataques de leopardo.

Un responsable de la Sociedad para la Protección de la Vida Salvaje en la India, Tito Joseph, declara a EFE que el número de ataques ha aumentado significativamente en muchas partes del país.

La reducción de estos ataques pasa por involucrar a las comunidades afectadas en la conservación del leopardo, con un pronto pago por parte de la Administración de las compensaciones a las víctimas o por la pérdida de ganado, según este experto.

Tito Joseph recomienda alejar a los leopardos “come hombres” de las áreas en las que han causado víctimas.

Sin embargo, Medio Ambiente desaconseja la liberación, ya sea en su hábitat de origen o en otro lejano, porque muchos “como hombres” vuelven a atacar y es más seguro confinarlos en reservas o sacrificarlos. EFE

 




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies