FAUNA

Los animales se van convirtiendo en “urbanitas”

Los animales se van convirtiendo en

Palomas, jabalíes y otros animales que se acercan a las ciudades cambian hábitos, buscan otras formas de alimentación, ajustan sus comportamientos, modifican su forma de comunicarse en un entorno ruidoso y aprenden a no asustarse de los humanos para sobrevivir en la urbe y convertirse en "urbanitas".

Una investigación llevada a cabo por el Centre de Recerca Ecológica i Aplicacions Forestals (CREAF), que ha publicado la revista “Animal Behaviour”, demuestra que los animales que han logrado sobrevivir en las ciudades son aquellos capaces de ajustar su comportamiento a los retos que supone la vida en la urbe.

 

El trabajo, llevado a cabo por los investigadores Daniel Sol, Oriol Lapiedra y César González, ha analizado la capacidad de ajustar el comportamiento a las alteraciones asociadas a la urbanización de varias especies animales.

 

En muchos casos, estos ajustes reflejan “flexibilidad de comportamiento” y los cambios más comunes, según el estudio, tienen que ver con la alimentación, la capacidad de comunicación y la relación con los humanos.

 

En el primero de los casos, numerosos estudios demuestran que los animales “urbanitas” cambian sus hábitos, incorporando en su dieta alimentos asociados a la actividad humana, como los frutos de árboles ornamentales, los restos de basura o aquellos productos que les ofrecen los humanos.

 

Esto hace que muchas veces tengan tanta comida al alcance que se conviertan en especies más sedentarias y aumenten su densidad hasta convertirse en plagas.

 

En cuanto a la presencia humana, se han observado animales -como el coyote o el oso negro-  cambian el horario de actividad para evitar el contacto con humanos, aunque muchos otros han perdido el miedo a los humanos.

 

Es el caso de las palomas, que dependen en gran medida de la comida que les dan las personas voluntariamente y que no sólo no les tienen miedo sino que incluso aprenden a reconocer a quienes les dan de comer, o del mirlo, que ha acortado la distancia de fuga para poder practicar sus actividades sin ser perturbado por las personas.

 

El ruido de las ciudades también ha provocado que los animales “urbanitas” modifiquen la forma de comunicarse.

 

En las ciudades,  algunos pájaros aumentan la frecuencia de su canto y su duración para evitar que el sonido interfiera con el ruido, que suele ser de frecuencia baja.  En otros casos se ha observado que otros pájaros cantan a destiempo por culpa de la luz artificial.

 

Según los investigadores, estos resultados tienen implicaciones importantes para la conservación, ya que la urbanización es una de las principales causas de pérdida de biodiversidad. EFEVerde

 

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies