AFGANISTÁN DESASTRES

Los afectados por el deslave en Afganistán esperan ayuda, un mes después

Los afectados por el deslave en Afganistán esperan ayuda, un mes después

Los afectados por el corrimiento de tierras en el norte de Afganistán, en el que murieron más de 2.000 personas hace hoy un mes, reclaman comida y leña, ya que denuncian que buena parte de la ayuda enviada ha quedado en manos de funcionarios.

Uno de los habitantes de Ab-e-Barik, la aldea sepultada el pasado 2 de mayo por toneladas de barro y piedras, Sharafuddin Jamal, dijo a Efe que ha perdido cuatro miembros de su familia y está “viviendo en una tienda que no es suficiente para nosotros”.

Jamal, de 41 años y con tres hijos, relató que la mayoría de los supervivientes carecen de suficientes tiendas de campaña y mantas, un mes después de la tragedia, ocurrida tras intensas lluvias que agrietaron una montaña hasta que se derrumbó sobre la aldea.

“Necesitamos comida y leña, sobre todo para calentarnos por las noches, que son frías en esta zona” de la provincia de Badakhshan, porque no llegó suficiente ayuda ni de agencias humanitarias ni del Gobierno afgano, denunció este hombre.

Una parte de la ayuda enviada quedó en manos de funcionarios locales, que la repartieron entre ellos o a familiares de la zona pero que no fueron afectados por el corrimiento de tierras.

Bibi Ajera, una mujer 67 años que perdió a todos los hombres de su familia, salvo un hijo discapacitado, y sobrevive en una tienda de campaña con tres niños, aseguró a Efe que también hace falta agua potable y que no puede alimentar a los menores sin ayuda.

Ajera lamentó que la ayuda de agencias humanitarias es insuficiente y reclamó al Gobierno mejores alojamientos y comida.

Las autoridades aseguran que se mantiene la asistencia

Víctimas del corrimiento de tierra registrado el pasado viernes 2 de abril en el noreste afgano esperan ayuda humanitaria.

Víctimas del corrimiento de tierra registrado el pasado viernes 2 de abril en el noreste afgano esperan ayuda humanitaria. EFE/Muhammad Sharif

El portavoz del gobernador provincial, Ahmad Naweed Ferotan, dijo por su parte que la asistencia se ha mantenido desde el día de la tragedia y el Gobierno central es informado a diario de la situación.

“La situación actualmente es normal en el distrito de Argo”, al que pertenece Ab-e-Barik, “donde el Gobierno, la comunidad internacional y las organizaciones humanitarias han enviado tiendas, comida, mantas y todo lo necesario para las familias afectadas”, afirmó Ferotan a Efe.

No obstante, reconoció que “esta gente está siempre bajo la amenaza de un desastre natural”, que es habitual en la zona, por lo que sus efectos se agravarían aún más si se prolonga su estancia en refugios provisionales.

De hecho, recientemente una fuerte tormenta arrastró muchas de las tiendas en que se refugian quienes perdieron sus casas, aunque “afortunadamente no hubo víctimas”, aseveró el portavoz.

El gobernador provincial, Shah Wali Adeeb, declaró a Efe que la tragedia es “de las mayores que se recuerdan en Badakhshan” y agradeció la ayuda enviada por países como Estados Unidos o Japón y de organizaciones como Cruz Roja.

Terrenos,  pero no casas

Las autoridades locales han adquirido terrenos para ayudar a los afectados, pero aún no se han comenzado a construir nuevas casas ni las escuelas, centros sanitarios y otras infraestructuras previstas, aunque el Gobierno afgano ha ordenado que se agilicen los trabajos.

El pasado 2 de mayo muchas de estas casas, precarias construcciones de adobe la mayoría, quedaron sepultadas bajo unos cincuenta metros de toneladas de tierra y rocas, en un área montañosa de difícil acceso y con malas infraestructuras.

Muchos de los vecinos se salvaron inicialmente porque el desastre natural se produjo un viernes, día de oración para los musulmanes, y estaban fuera de casa para acudir al culto, aunque cuando regresaron e intentaban ayudar a las víctimas, hubo un segundo desprendimiento.

Unas setecientas familias pudieron ser evacuadas cuando los equipos de rescate llegaron al lugar y desde entonces viven en las tiendas de campaña, en un zona habilitada en el mismo distrito. EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies