CAPITAL VERDE

Logroño presentará su candidatura a Capital Verde Europea 2023

Pablo Hermoso de Mendoza y Juan López de Uralde. EFE/Raquel Manzanares

Logroño presentará tras el verano, probablemente en octubre, su candidatura para convertirse en Capital Verde Europea en 2023, un distintivo que reconoce el trabajo hecho en una ciudad para cumplir diferentes indicadores de sostenibilidad, entre otros aspectos, con su movilidad, la gestión de residuos y sus zonas verdes.

El alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza; y el presidente de la Comisión para la Transición Ecológica y Reto Demográfico del Congreso, Juan López de Uralde, han informado este viernes del proceso de preparación de esta candidatura, en la que la capital riojana quiere ser la segunda ciudad española en lograr la capitalidad verde, tras Vitoria, que lo logró en 2012.

Ambos han considerado que, además de optar a tener esta distinción, que en 2020 corresponde a Lisboa, “es importante el proceso y el camino”, que obliga a la ciudad a trabajar en el cumplimiento de hasta doce parámetros que miden su implicación con el medioaAmbiente y el compromiso de los ciudadanos con estas medidas.

“Más amable, segura, saludable y verde”

El alcalde ha destacado la importancia de entender que “optar a ser Capital Verde Europea es involucrarse en un proceso de mejora continua para Logroño y eso es lo que realmente importa”, dentro del objetivo de querer una capital riojana “más amable, más segura, más saludable y más verde”, en la que haya más calidad de vida y sea “más amable”.

A su juicio, la COVID-19 ha puesto de manifiesto que es necesario que el reparto del espacio público cambie y se ha propuesto “trabajar para ello, por responsabilidad, en respuesta a la emergencia sanitaria, y porque nuestro modelo de ciudad pasa por la mejora de la calidad de vida de las personas”.

López de Uralde ha subrayado que “la lucha contra el cambio climático es la lucha por tener más calidad de vida“, algo que ha puesto de manifiesto la crisis sanitaria, que ha demostrado que “las personas no quieren vivir en ambientes contaminados y hostiles”; y ha abogado por “una salida de la crisis en verde”, en el que “las ciudades son un elemento troncal”.

Las ciudades que optan a Capital Verde Europea se evalúan inicialmente sobre la base de doce indicadores ambientales: calidad del aire, ruido, residuos, agua, naturaleza y biodiversidad, uso sostenible del suelo, economía verde y eco-innovación, medidas de mitigación del cambio climático, adaptación al cambio climático, movilidad urbana sostenible, eficiencia energética y gobernanza.

Un total de doce ciudades han recibido este título: Estocolmo (2010), Hamburgo (2011), Vitoria-Gasteiz (2012), Nantes (2013), Copenhague (2014), Bristol (2015), Liubliana (2016), Essen (2017), Nimega (2018), Oslo (2019), Lisboa (2020) y Lahti (2021). EFEverde

 

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com