CONSERVACIÓN LOBO

Lobos en semilibertad para concienciar y atraer 51.000 turistas a Sanabria

Lobos en semilibertad para concienciar y atraer 51.000 turistas a Sanabria Centro del lobo en la sierra de la Culebra (Zamora)

Dos manadas de lobos criadas en semilibertad, una clínica veterinaria especializada y un centro de interpretación conforman el Centro del Lobo Ibérico de Castilla y León, unas instalaciones que en los primeros veinte meses que ha permanecido abierto al público han visitado 51.000 turistas.

El centro, que pretende concienciar sobre la función de este animal como regulador de los ecosistemas, se ubica en Robledo, un anejo de Puebla de Sanabria (Zamora) situado en el límite de la reserva de caza de la Sierra de la Culebra, que tiene la mayor densidad de la especie de Europa.

Allí, en el entorno de la Reserva de la Biosfera Meseta Ibérica, existe un centro que alberga ejemplares de “canis lupus signatus” y a la vez desmonta mitos y conciencia sobre el papel medioambiental de este animal.

“Queremos que entiendan que no es una alimaña, que se conozca y respete la especie”, ha explicado a Efe el técnico del centro Manuel Requejo, que ha subrayado la labor “vital” del lobo ibérico a la hora de mantener los ecosistemas.

Sobre los ataques al ganado, desde el centro han subrayado que no se dan en zonas acostumbradas a convivir históricamente con el lobo y prueba de ello es una explotación de ovino cercana al centro que con 1.500 ovejas nunca ha sufrido ataques pese a que hay varias manadas de lobos que viven en el entorno.

Ello es posible porque el ganadero ha invertido en prevención y cuenta con trece perros mastines que protegen al ganado, lo que demuestra que “si hay medidas preventivas se minimizan los ataques”, ha señalado Manuel Requejo.

Aún así, el lobo siempre ha gozado de cierta mala fama y algo de misticismo, lo que queda reflejado en el cuento de Caperucita Roja y en numerosas leyendas rescatadas de la tradición oral.

Frente a ello, este centro divulga su papel en la naturaleza como animal depredador y carroñero, que resulta fundamental al evitar superpoblaciones de herbívoros o de zorros.

Al alimentarse de animales muertos y atacar a los ejemplares más débiles e indefensos, el lobo contribuye a que no extiendan plagas como la mitomatosis en los conejos o la sarna en las cabras, según ha apuntado Manuel Requejo.

Esas aportaciones positivas se ponen de relieve en un centro castellanoleonés en el que, al igual que en Cabárceno (Cantabria) o en Antequera (Málaga), se crían lobos en semilibertad.

Sus reglas

La diferencia con las otras instalaciones de España es que en Robledo (Zamora) también hay un centro de interpretación, una clínica veterinaria especializada y biólogos que lo convierten en un centro de recuperación de lobos de referencia en Europa.

Pero el principal atractivo para los visitantes es poder observar a los lobos cuando se les da de comer dos veces al día, algo que también es posible ver en agosto, pese a que a los lobos las altas temperaturas del verano no les sientan bien.

Cada ejemplar come un kilo y medio al día de carne de pollo y de cadáveres de conejos, ciervos o jabalíes que son encontrados muertos por celadores y agentes forestales en campo abierto.

En la alimentación existen unas reglas y la comida siempre se les da en trozos pequeños, a veces escondida para estimular su olfato y en ningún caso se les pueden facilitar animales vivos.

Al frente de cada una de las dos manadas se encuentra un lobo alfa, Saurón en uno de los recintos y Atila en el otro, que conviven con las hembras y con el pequeño del grupo, Robledo, al que gestó el año pasado la loba Dakota en estas instalaciones tras aparearse con Atila.

Es el primer ejemplar nacido en el centro y aunque ya es casi un adulto una malformación ha hecho que aún no lo hayan soltado en libertad pese a que veterinarios de la Universidad de León le operaron con éxito.

Si el nacimiento de Robledo supuso uno de los momentos más felices para los cuidadores, uno de los más tristes lo vivieron unas semanas antes cuando el centro fue objeto de un sabotaje y al día siguiente uno de los cuidadores más expertos fue atacado por un lobo, algo que no le había sucedido nunca en las cuatro décadas que llevaba trabajando con este animal. EFE




Secciones:                

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies