SANEAMIENTO AGUA

Lo que el agua se llevó

  • Los posos de café y té, al váter.

Lo que el agua se llevó Lo que el agua se llevó. Efeverde/Marina Segura

El saneamiento público no debe ser un pozo ciego donde se eche todo aquello que nos sobra en el hogar puesto que las depuradoras urbanas tampoco pueden depurar todo lo que les llega.

Con demasiada frecuencia, los retretes y los fregaderos se convierten en el depósito de todo tipo de residuos que contaminan el medio ambiente e implican pérdidas millonarios para los sistemas de saneamiento urbano.

websitewer

 

Entre los productos potencialmente contaminantes a través de los desagües urbanos se encuentran los fármacos, cosméticos y drogas,  pinturas y disolventes,  jabones y detergentes,  otros productos de limpieza, toallitas húmedas, bastoncillos y otros textiles,  aceites vegetales usados, grasas alimentarias y aceites de automoción, y biocidas y plaguicidas.

Los posos de café y té también deben ir siempre al cubo de la basura y no hay que olvidar que uno de los problemas domésticos más habituales de la obstrucción de las cañerías de la vivienda es la acumulación de pelos.

Para más información puedes consultar el siguiente enlace  de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Sanemaiento  http://bit.ly/1JlcGFq

 

 




Secciones: