LINCE IBÉRICO

Los centros de cría del lince ibérico establecen 26 parejas reproductoras

NATURALEZA LINCE Fotografía de archivo de un lince ibérico. EFE/Jose Manuel Vidal

El Programa de Conservación Ex-situ del lince ibérico para la temporada de cría de 2020 ha establecido un total de 26 parejas, una menos que el pasado año, repartidas en los cinco centros de cría en cautividad adscritos al proyecto y ubicados en España y Portugal.

26 parejas reproductoras de lince

Del total de las parejas, 5 de ellas se han formado en el centro de Zarza de Granadilla (Cáceres); 6 en El Acebuche (Huelva); 1 en el Zoobotánico de Jerez (Cádiz); 8 en La Olivilla (Jaén); y 6 en el centro de Silves (Portugal), han informado  los técnicos del Programa de Conservación Ex-situ.

Si se tiene en cuenta los parámetros reproductivos registrados en el programa hasta la fecha (2005-2019), se estima obtener una cifra comprendida entre los 37 y 45 cachorros, aunque a tenor de los datos de las últimas temporadas, es probable que esta cifra sea más cercana a los 45 cachorros que lleguen a sobrevivir al destete.

En la pasada temporada de cría, el programa estableció 27 parejas reproductoras que dieron lugar al nacimiento de 50 cachorros, 35 de los cuales han salido adelante y 30 son preparados para su liberación en los primeros meses del 2020.

Estas reintroducciones comenzaron el 20 de enero en Montes de Toledo y continuarán en el resto de áreas de reintroducción en Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal.

Para la actual temporada de cría 2020, el programa ha establecido 26 parejas reproductoras, teniendo en cuenta tanto las instalaciones disponibles en cada uno de los centros de cría, como las necesidades de animales para ser liberados en las diferentes áreas de reintroducción.

“Las parejas propuestas responden a un cuidado manejo genético con el objetivo de garantizar la mayor diversidad y variabilidad genética de las camadas resultantes, teniendo en cuenta tanto las necesidades del programa de cría como las de las diferentes zonas de reintroducción”, han explicado los técnicos.

Linces ibéricos en 2020

Al igual que años anteriores, la mayor parte de los ejemplares que nazcan en 2020, alrededor del 90 %, serán preparados para su liberación en el medio natural y el resto pasarán a formar parte del stock reproductivo del programa de cría con el objetivo de mantener una adecuada diversidad genética y un adecuado equilibrio demográfico.

De las 26 hembras emparejadas este año, dos son primerizas y, por tanto, con mayor probabilidad de presentar problemas durante la gestación o lactancia, como es el caso de Omeya en Zarza de Granadilla y Mochuela en La Olivilla.

A esto hay que sumar tres hembras que, aunque no son primerizas, todavía no han sacado ninguna camada adelante, como es el caso de Macadamia, Nala y Nota en El Acebuche.

Asimismo, esta temporada hay 6 hembras de más de 13 años (Biznaga, Ceniza, Córdoba, Coscoja, Caña y Cynara) que aportarán información muy valiosa para la gestión del programa de cría sobre la longevidad reproductora de esta especie.

Por último, al igual que las tres temporadas anteriores, dentro de los pasos que se dan para avanzar en el conocimiento de la especie con el objetivo de ayudar a su conservación, este año se ha realizado el cuarto intento de inseminación artificial en el lince ibérico, siendo las dos hembras elegidas para ello Fruta y Kaida, en el centro de Silves.

Los primeros intentos no tuvieron éxito y no quedaron gestantes, por lo que en este cuarto intento “se espera con ilusión los resultados de este año”. EFEverde

Te puede interesar:

El lince ibérico ya se ha salvado de la extinción en la península ibérica, según el Gobierno de Portugal

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com