CUMBRE CLIMA

Lina Yassi, la jóven sudanesa que desde los 16 lucha por el clima

Daniela González Herrero / Madrid (EFE).- “El cambio climático está afectando a mi país desde la agricultura a la economía y es algo que puede verse día a día” asegura a EFE en COP25, Lina Yassi, una joven integrante de la delegación de Sudán de 21 añoa que desde los 16 participa en estas grandes reuniones de Naciones Unidas donde se deciden las medidas para atajar la crisis climática.

Para Lina, “el Acuerdo de París es lo mejor que le ha pasado al cambio climático y lo urgente es que estos convenios se conviertan en realidades y por ello delegación de Sudán espera tener el apoyo de los países más desarrollados y que “se cumplan las implementaciones para que el acuerdo deje de ser un papel”.

La experiencia en las conferencias y conocimientos previos sobre el cambio climático le sirvieron para que la delegación sudanesa la eligiera para el tema de la financiación climática en la cumbre, un tema “complejo” para Sudán al pertenecer a varias comunidades supranacionales, como los países africanos, los árabes, los países menos desarrollados, entre otros.
Sudán “no tiene muchos proyectos relacionados con cambio climático, históricamente hablando”, razón por la cual se intenta ser “más prácticos y proactivos” con planes de adaptación a la crisis climática y una estrategia para mejorar las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés) “para que las personas trabajen juntas”, ha explicado.

Sudán es uno de los últimos LDC (siglas correspondientes a ‘Least Development Countries’, en inglés, o ‘Países menos desarrollados’), uno de los motivos principales que impulsa a la delegación a seguir las negociaciones para “establecer planes de mitigación y adaptación con el apoyo de los países desarrollados”.
Primera vez con la delegación oficial

A pesar de ser la primera vez que acude a una COP con la delegación de su país, Lina ha asistido a pasadas conferencias como parte de la sociedad civil en la “comunidad por el clima” y, además, ha estado escribiendo artículos “para explicar a su alrededor lo que es el cambio climático”, un concepto en el que comenzó a interesarse a los 14 por las grandes inundaciones que azotaron Sudán en 2013.

“Muchas personas murieron, otras perdieron sus casas…”, lamentaba Lina, quien asegura que está experiencia cambió su vida al estar de voluntaria en Jartum -capital de Sudán y una de las zonas más afectadas por el impacto de las riadas- porque “me hizo darme cuenta de como el cambio climático puede destruir tu vida en un segundo”.

Esta “frustrante” vivencia impulsó a Lina a estudiar en más profundidad el cambio climático y sus consecuencias para poder explicarlo a las personas de su entorno en forma de relato porque “yo no sabía lo que era el cambio climático y la gente de mi alrededor tampoco”.

“Aún hay personas que consideran que el cambio climático es algo ‘demasiado científico’ y no entienden porqué debería importarles”, ha señalado la joven, quien escribe en periódicos locales para que la gente comprenda que “no es sólo un evento político, si no que se trata del futuro del país y del planeta”.

La joven es estudiante del último curso de Ingeniería química, y espera utilizar todo lo aprendido para “contribuir de forma activa” y poder trabajar en sociedad “siendo parte del cambio para empujar a la sociedad a una buena causa”, unas inquietudes que le han llevado a ganarse el apodo entre sus conocidos de “Chica activista por el clima”. EFE
dgh/al