LEY MONTES

La ley de Montes, aprobada en el Senado con los √ļnicos votos a favor del PP

Fotografía de archivo de unos terrenos quemados. EFE/Carlos Díaz

EFEverde.-¬†¬†El Pleno del Senado ha aprobado hoy la ley de Montes con los √ļnicos votos a favor del PP y de UPN, una reforma que la oposici√≥n opina que abre la v√≠a a la especulaci√≥n, degrada a los agentes forestales y empeora la protecci√≥n de estos ecosistemas.

En la votación de la Cámara Alta, que previamente rechazó siete vetos, dos diputados del Partido Aragonés (PAR, integrados en el grupo popular del Senado), José María Fuster y Rosario Santos, han votado en contra por su desacuerdo con el trasvase Tajo-Segura.

La ley, aprobada por 134 votos a favor, 66 en contra y ocho abstenciones (CiU) y que ahora regresa al Congreso, incorpora las normas reguladoras del trasvase de agua a través del acueducto Tajo-Segura para cumplir con una sentencia del Constitucional.

Durante el debate, seguido por un grupo de agentes forestales desde la tribuna del hemiciclo, la oposici√≥n en bloque ha atacado la posibilidad de recalificar un terreno quemado por el fuego antes de que transcurra un periodo de 30 a√Īos.

En respuesta, el portavoz popular, Vicente Aparici, ha recalcado que ello ser√° solo posible de modo excepcional: cuando concurran razones imperativas de inter√©s p√ļblico de primer orden y el cambio habr√° de hacerse con rango de ley.

Por contra, el senador socialista Pedro Antonio Ruiz ha calificado este art√≠culo de la ley como “gasolina para el monte” y ha dudado de las garant√≠as ofrecidas por el grupo mayoritario.

Propuestas rechazadas

Pr√°cticamente todas las propuestas, unas 250, han sido rechazadas por el PP, “una apisonadora de enmiendas que lo √ļnico que marca es la caducidad de la ley”, en palabras del socialista Miguel Fidalgo.

En el mismo sentido, Joan Saura de Entesa del Progr√©s ha recalcado “la soledad parlamentaria y social” de los proyectos populares y ha tachado de “humillante” el trato que dispensa la reforma a los agentes forestales, pese a “corregirse parcialmente” durante su tramitaci√≥n en la C√°mara Alta.

Toda la oposición ha coincidido en que se restan competencias a este colectivo y se le subordina a las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, un extremo que no han compartido ni Aparici ni la senadora popular Marina Moya, que han sostenido que no se ha modificado ni restado ninguna de sus funciones de investigación.

Tambi√©n ha habido una cr√≠tica mayoritaria, en la l√≠nea con las organizaciones ecologistas, respecto a que se ha pospuesto la fecha obligatoria para que los montes tengan su plan de gesti√≥n (el a√Īo 2040 en lugar de 2021).

Seg√ļn el senador Fidalgo (PSOE) si hubiera que medir huella ecol√≥gica de los Gobiernos, el de Mariano Rajoy “iba a batir todos los da√Īos y perjuicios del medio ambiente”.

En su opini√≥n, la reforma de montes no potencia la prevenci√≥n de los incendios, crea las condiciones para especular con los bosques incendiados y “quiere evitar que haya un cuerpo de funcionarios independientes (agentes forestales) que solo dependa de jueces y fiscales, socavando sus funciones”.

Al respecto, el senador popular Aparici ha advertido que el PSOE “ve permanentemente gigantes donde solo hay molinos” y ha defendido que la nueva ley “engarza perfectamente con el desarrollo sostenible”, mejora de la gesti√≥n de los montes, la lucha contra el cambio clim√°tico y el aprovechamiento de los recursos forestales.

Todo lo contrario ha opinado Jes√ļs Iglesias (Izquierda Unida), a cuyo juicio no solo no mejora la ordenaci√≥n forestal sino que propicia la explotaci√≥n comercial yu privatizaci√≥n de los montes.

Pere Maluquer (CiU) ha se√Īalado que pese a no haber votado en contra, la reforma introduce modificaciones que no se entienden. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com