CORONAVIRUS PRIMATES

Las reservas de primates españolas se protegen ante el Covid 19

Chimpancés de la Fundación Mona. Foto cedida por la Fundación./Joan Brull

Paloma San Segundo.- Los primates comparten con los humanos hasta el 98% del ADN, pueden padecer algunas enfermedades respiratorias de las personas pero no esta demostrado que lleguen a infectarse de coronavirus; a pesar de ello, quienes se encargan de cuidarlos extreman estos días las medidas de precaución.

Este es el caso de los tres centros españoles que se ocupan actualmente de la recuperación y rehabilitación de primates -los conocidos internacionalmente como ‘santuarios’– que están situados en Villena (Alicante), Fuente el Saz del Jarama (Madrid) y Gerona y en cuyas instalaciones conviven chimpancés, macacos y otras especies en peligro de extinción.

Ninguno de los animales que habitan en estas tres instalaciones está afectado o tiene síntomas compatibles con el Covid-19, a pesar de lo cual sus responsables han extremado estos días las precauciones para protegerles  de la pandemia, dado que existen antecedentes de contagio de otros coronavirus  humanos a chimpancés salvajes.

Cercanía genética al Homo Sapiens

Así lo ha puesto de manifiesto la Fundación Goodall, destinada a proteger a los chimpancés y otros grandes simios y sus hábitats, que se basa en informes científicos para concluir que “lo mejor es asumir” que estos animales “dada su cercanía genética a Homo sapiens, son susceptibles al Covid-19 y conviene actuar con un principio de precaución al respecto”.

Desde la revista científica “Nature” se ha instado a gobiernos, profesionales de la conservación y del turismo, investigadores y a los organismos de financiación “a que reduzcan el riesgo de introducir el virus en simios en peligro de extinción”.

 Según “Nature”, los expertos admiten que el coronavirus representa “una amenaza letal para los grandes simios, aunque se desconozca si la morbilidad y la mortalidad asociadas al SARS-CoV- en los seres humanos son similares en estos primates”, una especie actualmente en peligro de extinción.

Además, se ha demostrado que los virus respiratorios humanos comunes han causado brotes letales en grandes simios habituados a la vida salvaje, según ha puesto de manifiesto la Fundación Goodall, que ha tomado medidas especiales de seguridad ante la pandemia de coronavirus para proteger a unos 150 chimpancés rescatados que conserva en su Centro de Rehabilitación de la República del Congo.

En España los tres centros que se ocupan actualmente de la recuperación de primates han suspendido las visitas del público y las actividades guiadas mientras dure el estado de alarma por el coronavirus, con el fin de proteger a los animales ante cualquier posibilidad de contagio de los humanos.

Es el caso de la Fundación Mona, centro de rehabilitación y recuperación de primates en Gerona donde conviven actualmente 18 chimpancés y macacos de Berbería procedentes del trafico ilegal de mascotas o del mundo del espectáculo y la publicidad.

“Fuimos el primer centro de primates en establecer un protocolo de confinamiento, antes incluso de que el gobierno decretara el estado de alarma”, ha indicado a EFEverde Cristina Valsera, portavoz  la Fundación Mona.

Pulmonías letales

Mientras se prolonga esta situación excepcional, cinco cuidadores permanecen confinados en el centro para que no entre nadie del exterior y evitar posibles contagios,  ha señalado Valsera, y ha recordado que los chimpancés “enseguida enferman de pulmonía y mueren. Por eso hemos tomado medidas muy estrictas de prevención”.

En Fuente el Saz del Jarama (Madrid) se encuentra el centro Rainfer, dedicado al rescate, rehabilitación y cuidado de por vida de primates, actualmente el mayor de España en su categoría con 143 orangutanes, gibones y chimpancés recogidos también de incautaciones del tráfico ilegal o espectáculos.

Guillermo Bustelo, responsable de Rainfer,  ha manifestado a EFEverde que, pese a que no hay constancia firme de contagio, en Rainfer  también se están tomando todas las medidas de precaución posibles, sobre todo con los chimpancés y los orangutanes, por ser los genéticamente más próximos a los seres humanos”.

Unas medidas que se han adoptado asimismo en el centro de recuperación de primates AAP Primadomus de Villena (Alicante),  que alberga  87 monos y macacos de los que ahora se ocupan seis cuidadores -la plantilla total son 45 personas-  trasladados estos días al recinto a vivir “lo más confinados posible”, con el objetivo de garantizar la atención de los animales que tienen bajo su tutela. EFEverde




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com