ENERGÍAS RENOVABLES

Las renovables cierran en falso las cuentas de 2013 por retrasos regulatorios

Las renovables cierran en falso las cuentas de 2013 por retrasos regulatorios

Madrid (EFEverde).- Las empresas con activos renovables se están viendo obligadas a cerrar las cuentas de 2013 con salvedades y basadas en unos ingresos ficticios, debido a que los retrasos regulatorios impiden calcular la retribución que les corresponde por la electricidad producida desde julio.

Según han indicado a EFE fuentes del sector, estas compañías tendrán que cerrar y formular sus cuentas anuales antes del 31 de marzo -las cotizadas, antes del 28 de febrero-, al margen de que el Gobierno publique o no la nueva retribución renovable, que aplica para la generación vendida desde julio de 2013.

En virtud de la reforma energética presentada por el Gobierno en julio del pasado año, la retribución del régimen especial (que engloba las renovables y la cogeneración) pasaba de estar basada en primas a garantizar una rentabilidad razonable a lo largo de toda la vida útil de la planta.

El mecanismo para definir esta rentabilidad razonable y su aplicación -es decir, qué debe cobrar cada central- debía regularse mediante un real decreto y una orden ministerial, que todavía no se han publicado pese a que tienen efecto desde julio de 2013.

Esto significa que desde julio de 2013 las renovables han cobrado de acuerdo al sistema de primas, aunque en realidad les corresponde el de rentabilidad razonable, por lo que una vez que este se publique tendrán que subsanar las posibles diferencias.

De esta manera, los ingresos registrados por estas empresas desde julio de 2013 no son “reales”, ya que tendrán que devolver el importe cobrado en exceso, pero como todavía se desconoce cuál es la nueva retribución, resulta imposible cerrar adecuadamente las cuentas del pasado año.

Ante esta situación, las empresas trabajan con distintas opciones: contabilizar los ingresos por primas y realizar provisiones del impacto, estimar la retribución que finalmente les corresponderá o directamente anotar como facturación todo lo recibido.

En cualquier caso, el importe de las estimaciones o provisiones depende de cada compañía, ya que el Gobierno ni siquiera ha dado pistas sobre a cuánto ascenderá el recorte de la retribución.

Por ello, el sector asume que las cuentas de 2013 irán acompañadas de un “párrafo de énfasis por incertidumbre”, en este caso regulatoria, una especie de salvedad con la que los auditores advierten que no pueden validar las cuentas porque no disponen de información suficiente.

Otras fuentes del sector insisten en la complejidad del modelo y en lo justo de los plazos, así como en la dificultad de establecer una horquilla de impacto dada la gran sensibilidad de cada variable.

“Hay un altísimo grado de incertidumbre”, señalan.

No solo va a afectar a la cuenta de resultados sino también al valor de los activos: al revisar la rentabilidad futura habrá que ajustar el valor de los activos. Eso es opcional en resultados trimestrales pero obligatorio en anuales.

Se pueden dar desde salvedades a las cuentas, a tener que reformularlas, señalan.

El sector añade otras incertidumbres adicionales a la falta de definición normativa.

Así, algunas fuentes señalan que la futura normativa prevé que si los ingresos percibidos son mayores de los correspondientes de acuerdo a la nueva regulación, el desfase se recuperará descontando parte de los pagos de las siguientes liquidaciones, sin superar nunca el 50 % de estas.

Sin embargo, se desconoce qué sucederá si el importe a recuperar supera este porcentaje o si afecta a empresas que ya han superado su retribución razonable y que, por tanto, no volverán a tener ingresos del sistema.

A esto hay que añadir que las empresas han pagado una serie de impuestos por generar electricidad que estaban basados en unos determinados ingresos, que no van a ser los que finalmente computen. EFEverde

mpca-nca/mdo




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com