CAMBIO CLIMÁTICO

Las mariposas y flores “escalan” Sierra Nevada en busca de refugio climático

Las mariposas y flores Mariposas y flores "escalan" Sierra Nevada en busca de refugio climático. EFE

El aumento de temperatura y el descenso de lluvia causado por el cambio climático ha llevado a flores y mariposas emblemáticas de Sierra Nevada a "escalar" las cumbres en busca de la humedad que necesitan para sobrevivir, provocando desplazamientos de más de tres metros en solo 7 años.

El macizo montañoso de Sierra Nevada, entre Granada y Almería, se ha convertido en uno de los mejores “observatorios vivos y dinámicos” del planeta para monitorear la huella del cambio climático en los ecosistemas, gracias a un programa de investigación y seguimiento pionero que comenzó en 2007, que se ha presentado en el Congreso Internacional de Cambio Climático  (SOCC) de Huelva.

“Constantemente recabamos datos para convertirlos en conocimiento útil para la conservación, la idea es comprender mejor los mecanismos de cambio para aplicarlos a la gestión”, ha dicho a Efeverde el director del Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada, Javier Sánchez.

Entre las modificaciones naturales más llamativas que los científicos han observado en este espacio natural, están un notable aumento de temperatura, que en el caso del agua de los ríos ha sido de 1,63 grados en los últimos 20 años; menos precipitaciones; y más deposición de aerosoles y polvo sahariano en los suelos, afirma Sánchez.

 Sierra Nevada, entre Granada y Almería, se ha convertido en uno de los mejores "observatorios vivos y dinámicos" del planeta para monitorear la huella del cambio climático en los ecosistemas.

Sierra Nevada uno de los mejores observatorios del planeta para monitorear la huella del cambio climático en los ecosistemas. EFE/Juan Ferreras

“Una de las lagunas más emblemáticas de Sierra Nevada, la del Caballo negro, presentaba un color totalmente verde la semana pasada por una deposición insólita de polvo sahariano”, ha agregado.

Trepar en busca del fresco

La respuesta adaptativa de la vegetación y de varios grupos de fauna ante este cambio ha sido el desplazamiento altitudinal hacia cotas superiores, “buscando entornos más frescos en los que resguardarse del calor”, señala a Efe Ignacio Henares, conservador de Sierra Nevada.

Entre los ejemplares que más han trepado están la vulnerable mariposa Apolo, una especie de “reliquia de las últimas glaciaciones” que posee entre 6 y 8 centímetros de envergadura cuando abre sus alas blancas con manchas negras.

“Hemos visto que la mayor temperatura del otoño provoca cambios importantes en el desarrollo de las primeras fases larvarias, de manera que la única salida de esta y otras especie de mariposas de Sierra Nevada es ascender en busca de un hábitat más adecuado”, ha agregado Henares.

La mariposa Niña y la Puerta Lobo son otras dos de las que se han visto en altitudes cada vez más altas en Sierra Nevada.

La vegetación

Más complicado aún lo tienen las plantas: de las que en Sierra Nevada se ha comprobado la desaparición de 13 especies en la última década, así como la reducción del área de distribución de muchas otras, entre ellas la violeta, o la romperrocas de Sierra Nevada,

Ejemplar de mariposa Apolo

Las mariposas, como la Apolo, en la foto, han ascendido en busca de un hábitat más adecuado. EFE/A.L.C.

Otras especies vegetales muestran una clara tendencia a ascender hacia mayores altitudes en busca de humedad como es el caso de la amenazada amapola de Sierra Nevada“, que preocupa a Henares porque “ya está a casi 3.000 metros y no hay posibilidad de que pueda seguir subiendo más”.

“Ante los cambios tan acelerados que estamos viviendo lo fundamental es jugar con distintas cartas para mantener los servicios que nos aportan los ecosistemas, y que sigan siendo parte de la solución al cambio climático“, afirma el director de Sierra Nevada.

Javier Cabello, responsable del grupo de investigación de zonas áridas de la Universidad de Almería, incide en que desde que se produce el conocimiento científico hasta que se aplica suele pasar un mínimo de diez años, por lo que será “clave acelerar este proceso ante la situación ambiental tan dramática en la que nos encontramos“.

Cyriaque Sendashonga, directora de Programas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), subraya a Efe que los ecosistemas son “soluciones imprescindibles” para combatir el cambio climático y adaptarse a sus efectos.

La conservadora asegura que entre el 25% y el 40% de la reducción de emisiones global necesaria para mantener la temperatura del planeta por debajo de los dos grados vendrá de la conservación y restauración de los ecosistemas (marismas, montañas o manglares). Efeverde




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies