PARAGUAY INUNDACIONES

Las lluvias y la previsión de El Niño agravan la situación de los desplazados en Paraguay

Las lluvias y la previsión de El Niño agravan la situación de los desplazados en Paraguay

La situación de los más de 200.000 desplazados por las inundaciones en Paraguay se agravó hoy con nuevas lluvias, mientras que el anuncio de un probable fenómeno de El Niño significa que muchos de ellos no podrán volver a sus casas hasta el año que viene, según los expertos.

Las precipitaciones se concentraron hoy en el área metropolitana de Asunción, la zona más afectada por las inundaciones, donde hay 75.000 damnificados, según la Secretaría de Emergencias Nacional (SEN).

 

En la capital paraguaya han caído en los últimos dos días 110 milímetros de lluvia, una cifra que supera ampliamente los 75 que se registran de media en todo el mes de junio, que es una época seca en Paraguay, según la Dirección de Meteorología e Hidrología.

¿Calles o arroyos?

La tormenta convirtió en arroyos algunas de las vías de la ciudad y llevó la inundación a algunos de los campamentos improvisados con lonas y maderas construidos por personas que abandonaron sus viviendas cercanas al río Paraguay.

Ese es el caso de los que se instalaron alrededor del vertedero municipal del barrio de Cateura.

Vista general de la entrada al vertedero de Cateura, cerca de Asunción, tras las intensas lluvias.

Vista general de la entrada al vertedero de Cateura, cerca de Asunción, tras las intensas lluvias. EFE/Andrés Cristaldo

“La gente se va a tener que volver a mudar”, dijo hoy a Efe Favio Chávez, director de la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, que agrupa a más de 150 niños en una escuela gratuita de música.

Las aguas amenazan el propio basurero, lo que conlleva un riesgo ambiental, según reconoció hoy la Secretaría del Ambiente de Paraguay (Seam).

 

La ministra del ramo, María Cristina Morales, explicó en Radio UNO que entre las opciones está trasladar parte de las toneladas de basuras acumuladas en Cateura a otro vertedero en el vecino departamento de Presidente Hayes.

 

Ese es el único que queda habilitado en el país debido a que todos los demás están afectados de una forma u otra por las crecidas del río Paraguay y el Paraná, dijo la ministra.

 

Las lluvias elevaron hoy el nivel del río Paraguay a 6,9 metros de altura en el puerto de Asunción, cinco centímetros más que el miércoles, declaró a Efe Max Pastem, jefe del departamento de Climatología de la Dirección de Meteorología.

 

El pasado mes de marzo tenía una profundidad de un metro.

Junio, un mes tradicionalmente seco

 

Junio debería ser época seca en Paraguay, pero en su lugar las intensas precipitaciones de los últimos meses han ocasionado las mayores inundaciones en Asunción desde 1999.

 

La Dirección de Meteorología e Hidrología pronostica que las lluvias continuarán hasta el sábado, por lo que Pastem consideró que el caudal llegará a 7 metros de altura, tras lo cual descenderá en los meses siguientes.

 

Sin embargo, volverá a subir desde septiembre, con el inicio de la época de lluvias, de forma que hasta final de año “podrá pasar fácilmente los siete metros” de nuevo, según Pastem.

 

“El río no va a bajar lo suficiente como para que la gente vuelva (a sus casas), y si vuelve tendrá que salir de nuevo”, insistió.

 

Las personas desplazadas son mayoritariamente inmigrantes pobres del campo o sus descendientes, que se asentaron en áreas bajas en las márgenes del río en Asunción.

Vista de la crecida del río Paraguay y la bahía de Asunción.

Vista de la crecida del río Paraguay y la bahía de Asunción. EFE/Andrés Cristaldo

El Niño

 

En sus pronósticos Pastem tiene en cuenta la prevista aparición este año del fenómeno de El Niño, que aumentará en octubre las precipitaciones en Paraguay.

 

El Niño consiste en un aumento de la temperatura media en la superficie del océano en la zona central y oriental del Pacífico tropical, lo que afecta al clima mundial.

 

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) estimó hoy que la probabilidad de que se produzca ese fenómeno entre octubre y diciembre próximos está entre un 75 y un 80 %.

 

Pastem dijo que las fuertes tormentas registradas en los últimos días en la capital y en Capiatá, una ciudad aledaña, son “eventos extremos” que no son normales en junio, cuando las lluvias son de menor intensidad.

 

El experto señaló que el aumento de la frecuencia de este tipo de fenómenos está asociado con el calentamiento del planeta por el cambio climático.

 

La deforestación, uno de los factores que lo provocan, ha reducido en Paraguay las casi 9 millones de hectáreas de bosques que había en 1950 a 1,5 millones de hectáreas actualmente, según el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF). EFE




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com