NATURALEZA

El lago Dojran vuelve a su esplendor pesquero tras años de maltrato

Ivan Blazhevski.-  Dojran (EFEverde).- La pesca ha vuelto a florecer de nuevo el lago Dojran, en la frontera entre la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) y Grecia, gracias a la puesta en marcha de un nuevo plan hidrológico en la región que lo ha rescatado de la sobreexplotación que durante lustros lo mantuvo al borde de la desaparición.

El lago, aunque pequeño en extensión, apenas 43 kilómetros, ha sido tradicionalmente una de las principales fuentes de pescado de agua dulce para los dos millones de habitantes del país.
Allí se llegaron a pescar unas 600 toneladas de pescado anualmente, siendo la captura de la carpa una de las principales actividades económicas de los aproximadamente 1.500 habitantes que viven en su orilla.

Años de maltrato y sobreexplotación

No obstante el lago Dojran comenzó a secarse a finales de los años 80 y 90 debido en parte a la falta de lluvias, pero principalmente al uso excesivo de sus aguas para cubrir necesidades de la agricultura en ambos lados de la frontera.

Durante casi 15 años los pescadores no pudieron faenar, pues el descenso del nivel del agua hasta los 2 o 3 metros de profundidad hizo desaparecer a casi todos los peces.

El Gobierno de Skopje tomó cartas en el asunto y desarrolló un proyecto hidrológico le ha devuelto la vida a este lago, sus peces, y con ellos han vuelto las también en peligro técnicas de pesca tradicional, en las que se usan cormoranes, gaviotas y otras aves para dirigir a los peces directamente a las redes.

Durante los días de invierno los pescadores trabajan desde muy temprano, antes incluso de la salida del sol, con largos impermeables. Preparan con cuidado sus redes y de vez en cuando se detienen para calentarse las manos en hogueras que encienden cada día en la orilla.

“Hoy pescaremos carpas, espero. Hay muchas. Las vemos. Romperemos algunas partes del hielo que cubre el lago para poder entrar con los botes. Debemos abrir agujeros también para los pájaros o se morirán de hambre”, cuenta a Efe Toni, pescador de 55 años, mientras se prepara para comenzar su faena.
“Es duro y frío, pero ¿qué más podemos hacer aquí que pescar? Ahora el lago se congela y es más difícil, tendremos que cavar en el hielo”, prosigue Toni.

La república macedonia ha sufrido también en los últimos días la ola de frío que azota los Balcanes, con temperaturas que llegaron hasta los 28 grados bajo cero.

Alekso Tentov, también pescador, de 61 años, dice a Efe que nunca ha visto el lago tan cubierto de hielo: “lleva helado cinco días, solo hay un agujero que no se ha congelado; el lago está lleno de peces pero no podemos alcanzarlos”.

En 1999 la industria pesquera había colapsado, así como el turismo, y los botes pesqueros se pudrían en la orilla. En ese año el Gobierno trazó un plan de revitalización del Dojran, para el que se construyeron 20 kilómetros de tuberías que comenzaron tres años después a bombear agua procedente de 10 pozos subterráneos.
Este esfuerzo ayudado por las lluvias y la nieve de los últimos tiempos ha hecho que en los últimos tres o cuatro años el Dojran haya llegado a sus máximos: los 10 metros de profundidad.

De 30 a 100 millones de metros cúbicos de agua

El lago de Dojran ha estado congelado durante los últimos 5 días y cientos de pájaros se han visto afectados a la hora de alimentarse a causa de las temperaturas extremas del país, que ha alcanzado los 20 grados celsius bajo cero durante la última semana. EFE/Georgi Licovski

El lago de Dojran congelado . EFE/Georgi Licovski

“Durante la catástrofe ecológica el lago Dojrn solo tenía 30 millones de metros cúbicos de agua.Desde que lo rellenamos, en 2002, podemos hablar de 100 millones. La situación hídrica es muy buena”, explicó a Efe Josif Milevski, Jefe del Instituto Hidrológico de Skopje.

Milevski aseguró que el lago necesita más agua porque los agricultores griegos usan enormes cantidades de agua del lago y, como Grecia no participa en el proyecto, el relleno está íntegramente en manos del Gobierno macedonio.

Sonja Lepitkova, viceministra de Medio Ambiente, relató a Efe que necesitan más agua “porque si alguna de las bombas se estropea el nivel de agua baja”, y esto puede dañar al ecosistema.
Las autoridades de la localidad de Dojran, por su parte, están también muy satisfechas con el nivel de lago y su alcalde, Borche Stamov, reveló a Efe que quiere aprovechar esta nueva vida del lago y potenciar el turismo de pesca.

“El interés por la pesca deportiva es muy alto”, resaltó Stamov a Efe, así que “construiremos infraestructuras para la pesca deportiva y un pequeño puerto”.EFEverde
ib-ov/ig




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com