CRISIS CLIMÁTICA

Lagarde advierte de que “el cambio climático es un desafío urgente y grave”

Christine Lagarde La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde. EFE/EPA/HAYOUNG JEON / POOL

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha advertido de que “el cambio climático es un desafío urgente y grave” y de que la información sobre el clima debe mejorarse .

En una carta al eurodiputado de En Comú Podem Ernest Urtasun, que es vicepresidente del grupo de Los Verdes/ALE, publicada este jueves, Lagarde hizo hincapié en que el BCE “explora cómo debería y puede contribuir” a este desafío en la revisión de su estrategia de política monetaria.

Lagarde explicó que “el BCE ya ha indicado que cree que la calidad de la información relacionada con la sostenibilidad y el clima debería mejorarse“.

El BCE reconoce que los riesgos relacionados con el clima pueden poner en peligro la estabilidad financiera de toda la zona del euro si los mercados no los calculan correctamente.

Lagarde también considera que los análisis actuales tienen limitaciones por la falta de datos amplios y comparables sobre los riesgos del clima.

Por ello la presidenta del BCE dice que observar los riesgos relacionados con el clima en el sector financiero requeriría “información más amplia sobre las emisiones de carbono y las exposiciones de los bancos y otras instituciones financieras“.

Lagarde asegura que el BCE va a analizar qué indicadores son necesarios para ello y en qué medida deben ser recopilados por sus estadísticas.

El proyecto AnaCredit

Urtasun ha preguntado en su carta al BCE sobre la posibilidad de que AnaCredit, un proyecto del BCE para crear una base de datos con información detallada y armonizada de los préstamos de cada banco individual en la zona del euro, exija a los bancos dar las características medioambientales de su préstamos.

La respuesta de Lagarde es que esto “requeriría una valoración cuidadosa del impacto, incluyendo un procedimiento de beneficios y costes“.

Los nuevos requerimientos deberían traducirse en una actualización del borrador de la regulación de AnaCredit o de su sucesor el IReF (Integrated Reporting Framework), que se llevaría a consulta pública antes de su adopción por el Consejo de Gobierno.

De todas formas, apostilla Lagarde, la recopilación de más datos exige “la discusión de si esto es necesario y apropiado para dar la información adicional necesaria para las funciones de la política monetaria y de la estabilidad financiera“.

“Hasta ahora, el Consejo de Gobierno no ha discutido todavía ninguna enmienda a la regulación de AnaCredit”, según Lagarde.

La presidenta del BCE considera que una condición para poder recopilar esos datos a través de AnaCredit es que los bancos puedan recopilar la información de sus clientes para lo que es necesario que tengan acceso a información detallada de las características medioambientales de las inversiones de otros bancos que son financiadas por sus operaciones de crédito.

Además, sería necesario, según Lagarde, un estándar que permita a los bancos determinar el impacto medioambiental de sus actuales exposiciones de acuerdo a criterios acordados comúnmente.

Para ello será necesaria una estrecha cooperación entre los legisladores de la Unión Europea (UE), la Comisión Europea (CE) y el BCE, así como una coordinación con las iniciativas políticas sobre la divulgación de finanzas sostenibles.

Lagarde también afirma en la carta que “el BCE apoya la acción en contra del cambio climático a través de sus propias decisiones de inversión“.

Hace dos años su predecesor Mario Draghi había dicho a Urtasun también en una carta que la entidad reconocía la importancia de los riesgos financieros procedentes del cambio climático y que apoyaba la propuesta de la CE sobre divulgaciones relacionadas con inversiones sostenibles y riesgos de sostenibilidad. EFEverde




Secciones:                
EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com