EFICIENCIA ENERGÉTICA

La Vela, un edificio extremadamente eficiente

La Vela, un edificio extremadamente eficiente

El edificio la Vela, la nueva ciudad que el BBVA construye en Madrid, será el más grande de Europa iluminado con tecnología LED, sus cubiertas capturarán la lluvia -lo que ahorrará un 50% en agua potable- y su fachada acristalada de 49.000 metros cuadrados está diseñada para reducir el gasto de energía.

El edificio, ubicado en Las Tablas (Madrid), es una torre con forma elíptica, de 93 metros de altura y 19 plantas, proyectada por Herzog & de Meuron, que incorpora las últimas tendencias en sostenibilidad y eficiencia energética.

La fase 1 está terminada -ya hay 2000 empleados trabajando-, y se prevé que la fase 2 acabe en 2015 y acoja a los 6000 empleados de BBVA en Madrid, han explicado a EFE fuentes de la entidad financiera con motivo del Día Internacional de la Eficiencia Energética.

La sede está siguiendo los criterios de sostenibilidad necesarios para conseguir el certificado LEED Oro, estándar de construcción sostenible más exigente.

Así, los materiales tienen un bajo impacto ambiental, utilizando productos reciclados como el acero o los áridos, y la mayor parte de la madera empleada tiene el certificado FSC (garantía que procede de bosques gestionados de manera responsable y sostenible).

Además, se están instalando sistemas de recogida del agua de lluvia en las cubiertas de los edificios que, mediante una red de canales, la conducirán a unos almacenes de tratamiento para su uso en el riego. El agua de los lavabos se reutilizará para el suministro a inodoros, reduciendo así en un 50% el consumo de agua potable.

El complejo es el más grande de Europa iluminado con tecnología LED, lo que supone un 30 % de ahorro energético respecto a la tecnología tradicional de fluorescencia.

Cuenta asimismo con un sistema de gestión que permite otro 60% de ahorro gracias a la regulación del aporte de luz natural y detección de presencia.

Este sistema está integrado con el funcionamiento de estores, que se abren o cierran en función de la posición del sol y se comunican con la climatización para optimizar la temperatura cuando los espacios están desocupados.

Además, las necesidades energéticas se abastecerán en un gran porcentaje con energías renovables propias, como paneles solares térmicos o fotovoltaicos y energía geotérmica de bucle cerrado, que aprovecha la temperatura estable del subsuelo.

En cuanto al aire acondicionado, unos sistemas de vigas frías activas evitan la necesidad de generar y conducir grandes volúmenes de aire climatizado a lo largo del complejo, con lo que se ahorra entre un 5 % y un 11% de energía respecto a los convencionales.

Por último, la fachada está formada por grandes elementos de vidrio transparente con cámara de aire y baja reflectividad protegidas por lamas exteriores que actúan de filtro solar, impidiendo la irradiación del sol dentro de las oficinas y disminuyendo la carga de calor en el interior.

Las altas prestaciones de estos vidrios y lamas minimizan las pérdidas y ganancias de energías no deseadas a través de la fachada, según el BBVA. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com