ALIMENTACIÓN ANIMAL

La UE considera seguro un aditivo para reducir el metano en rumiantes

Ganado vacuno en la feria internacional para la producción animal de Zaragoza. Efeagro/Toni Galán

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha considerado seguro el uso de un aditivo en los piensos de vacas lecheras, en su primera evaluación de una sustancia propuesta para reducir la emisión de metano en rumiantes.

La agencia ha señalado este viernes que ha analizado la seguridad de un aditivo denominado Bovaer, desarrollado durante diez años por la empresa DMS para disminuir las emisiones de ese gas de efecto invernadero a la atmósfera.

En ese sentido, ha concluido que la sustancia es potencialmente eficaz en la reducción de las emisiones en el caso de las vacas y otros rumiantes empleados para la producción de leche y la reproducción.

Los expertos de la EFSA en aditivos y productos utilizados en alimentación animal han destacado que su uso en alimentación animal bajo las condiciones propuestas no supone un motivo de preocupación para los consumidores ni para el medio ambiente.

Han considerado que la sustancia es segura en el caso de las vacas lecheras al nivel máximo recomendado, si bien no han podido fijar un nivel de concentración seguro para otras especies de rumiantes.

En la opinión científica, realizada a petición de la Comisión Europea, también se precisa que una determinada sustancia activa de dicho aditivo puede causar daños si se inhala e irritación en la piel y los ojos.

A la espera de que su utilización pueda ser aprobada en la Unión Europea, la multinacional DSM, con sede en los Países Bajos, ha recibido este año las primeras autorizaciones para comercializar el producto en Brasil y Chile.

Según la empresa, el uso de un cuarto de una cucharilla de ese compuesto por vaca al día reduce la emisión de metano por fermentación entérica (producida durante la digestión de los rumiantes) en un 30 % en las vacas lecheras y hasta en un 90 % en el vacuno de carne.

Se calcula que una tercera parte de las emisiones globales de metano en la ganadería, en parte responsables del cambio climático, proceden de la gestión del estiércol y de la fermentación entérica, por lo que el sector está investigando el desarrollo de aditivos en piensos que ayuden a reducir la huella ambiental sin mermar la producción animal.

 




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com