CRISIS CLIMÁTICA

IPCC: La temperatura global subirá 2,7 grados en 2100 al actual ritmo de emisiones

Ilustración de @visoor para la #ViñetaVerde de @efeverde

Ginebra, 9 ago (EFE).- Si se mantiene el actual ritmo de emisiones de gases de efecto invernadero, la temperatura global aumentará 2,7 grados a finales de siglo con respecto a la media de la era preindustrial, advierte hoy un nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos para el Cambio Climático (IPCC).

Este aumento, que conllevaría también mayores eventos climáticos extremos tales como sequías, inundaciones y olas de calor, estaría lejos del objetivo de menos de 2 grados fijado por el Acuerdo de París, que recomendaba limitar esa subida a 1,5 grados centígrados.

El nuevo informe de la principal institución que estudia el cambio climático, retrasado varios meses debido a la pandemia de COVID-19 y primero en sus 30 años de historia que el IPCC ha tenido que revisar y aprobar mediante conferencia virtual, considera cinco escenarios, dependiendo del nivel de emisiones que se alcance.

Mantener la actual situación, en la que la temperatura global es como media 1,1 grados más alta que en el periodo preindustrial (1850-1900), no sería suficiente: los científicos prevén que con ello se alcanzaría un alza de 1,5 grados en 2040, de 2 grados en 2060 y de 2,7 en 2100.

En el escenario más pesimista, donde las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero se doblaran a mediados de siglo, el aumento podía alcanzar niveles catastróficos de alrededor de 4 grados en 2100, alerta el informe.

Cada grado de aumento podría suponer un 7 % más de precipitaciones en el mundo, por lo que podría conllevar un aumento de tormentas, inundaciones y otros desastres naturales, advierte el IPCC.

Las olas de calor extremo, que en época preindustrial ocurrían aproximadamente una vez por década y actualmente ocurren 2,3 veces, podrían multiplicarse hasta 9,4 veces por década (casi una por año) en un escenario con 4 grados más de temperatura.

Por el contrario, en la hipótesis más óptima considerada por el informe, aquella en la que se alcance neutralidad de carbono (emisiones netas cero) a mitad de siglo, el aumento de temperatura sería de 1,5 grados en 2040, 1,6 grados en 2060 e incluso bajaría a 1,4 grados a final de siglo.

Lo que dicen los expertos

Teresa Ribera, Vicepresidenta tercera del Gobierno de España

“Esta es una señal de alarma de los científicos que no podemos permitirnos ignorar. Los fenómenos meteorológicos extremos, sobre todo los compuestos, como las olas de calor y las sequías simultáneas, ya están aumentando visiblemente.

Este informe proporciona pruebas inequívocas de que debemos intensificar los esfuerzos de adaptación al cambio climático, incluso mediante el aumento de la financiación para aumentar la resiliencia. Y no podemos permitirnos retrasar la reducción real y rápida de las emisiones, no sólo con el largo horizonte de 2050, sino también para 2030″.

Boris Johnson, Primer Ministro Británico

El informe sobre el cambio climático divulgado este lunes es una “llamada de atención” para el mundo, antes de la cumbre de Glasgow (Escocia) que se celebrará en noviembre.

“Está claro que la próxima década será fundamental para asegurar el futuro de nuestro planeta. Espero que el informe de hoy sea una llamada de atención para que el que mundo tome ahora medidas”, señaló el jefe del Gobierno en una declaración a los medios.

Alok Sharma, Presidente de la COP26

“La ciencia es clara, los impactos de la crisis climática pueden verse en todo el mundo y si no actuamos ahora, seguiremos viendo cómo los peores efectos impactan en las vidas, los medios de vida y los hábitats naturales”.

“Nuestro mensaje a cada país, gobierno, empresa y parte de la sociedad es sencillo. La próxima década es decisiva, sigan la ciencia y asuman su responsabilidad para mantener vivo el objetivo de 1,5C.

“Podemos hacerlo juntos, presentando objetivos ambiciosos de reducción de emisiones para 2030 y estrategias a largo plazo con un camino hacia el cero neto a mediados de siglo, y tomando medidas ahora para acabar con la energía del carbón, acelerar el despliegue de los vehículos eléctricos, abordar la deforestación y reducir las emisiones de metano.”

Asunción Ruiz, directora ejecutiva de Seo Birdlife

“No cabe duda de la necesidad de actuar, no cabe duda de que hay que trabajar con absoluta celeridad. Pero activar la acción climática y actuar rápido ya no basta. La Ciencia nos ha dicho claramente que tenemos apenas nueve años para intentar evitar situaciones de no retorno. Solo tenemos una oportunidad y por eso hay que hacerlo, además de rápido, bien y en todos los frentes, entendiendo que la transición ecológica no se limita a cambiar combustibles fósiles por renovables, sino que tiene que suponer un profundo cambio de modelo. Necesitamos nada menos que una transformación total de la economía, el comercio, el consumo, la política y nuestro estilo de vida en la próxima década, empezando hoy mismo. Para tener calidad de vida, será preciso situar a las personas y a la naturaleza en el centro”.

Maurício Voivodic, Director Ejecutivo de WWF-Brasil

“No necesitamos que un nuevo informe nos diga que estamos en una emergencia climática: ya afecta a millones de personas en todo el mundo, incluido Brasil, donde estamos pagando más por la electricidad, por nuestros alimentos y donde corremos un grave riesgo de escasez de agua debido al clima. Lo que muestra el nuevo informe del IPCC son las opciones que podemos tomar hoy para que el mañana sea más seguro para todos. En todo el mundo, el reto es cambiar la matriz energética. En Brasil, donde gran parte de la energía ya es limpia, el reto es eliminar toda la deforestación, la principal razón por la que el país es el sexto mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo. La mejor ciencia del planeta nos está mostrando que el presidente Jair Bolsonaro eligió el camino de la catástrofe y eso es lo que no podemos aceptar: los intereses electorales y sectoriales no pueden prevalecer sobre el bien común de la nación.”

Laurence Tubiana, Directora General de la Fundación Europea del Clima

Los líderes mundiales tienen que tomarse en serio el cambio climático. El Acuerdo de París estableció un marco claro para que los gobiernos aceleraran la acción: lamentablemente, muchos grandes contaminadores están ignorando un tratado que ayudaron a elaborar y están incumpliendo las promesas que hicieron en 2015. Todavía podemos mantenernos por debajo de 1,5º, pero no se conseguirá con medidas tardías y graduales. Los gobiernos deben comprometerse a tomar medidas más duras en la Asamblea General de la ONU, ofrecer apoyo a los países más pobres y mejorar sus planes climáticos.

Joanna D. Haigh, Profesora de la Facultad de Ciencias Naturales, Departamento de Física, Imperial College London

“El informe del IPCC publicado hoy aporta pruebas aún más sólidas del papel de los gases de efecto invernadero producidos por el ser humano en el calentamiento global. Y los científicos están ahora seguros de vincular ciertos fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor de Europa 2018 y Siberia 2020, al cambio climático. Está muy claro que hasta que no se detengan las emisiones de gases de efecto invernadero las cosas sólo pueden empeorar. Los gobiernos deben introducir rápidamente políticas y medidas para reducir las emisiones en alrededor de un 50% en lo que queda de esta década para evitar que se supere el aumento de la temperatura global de 1,5°C que el IPCC establece como máximo para evitar un cambio climático peligroso. Pero las emisiones globales permitidas por las políticas actuales nos llevan a un calentamiento de unos 2,9°C. La reunión de la COP26, que se celebrará en Glasgow en noviembre, determinará hasta qué punto los países están dispuestos a afrontar este reto existencial.

El Reino Unido ha plasmado en su legislación el compromiso de alcanzar prácticamente las cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2050, pero las políticas necesarias para cumplir este objetivo no se han puesto en marcha y el tiempo se está agotando”.

Deborah Gordon, directora del Rocky Mountain Institute

“El mensaje de este esperado informe corrobora lo que ya estamos viendo en todo el mundo con las catástrofes relacionadas con el clima: la dilación no es una opción. Debemos cambiar inmediatamente el ritmo de reducción de las emisiones, centrándonos especialmente en los contaminantes climáticos de vida corta. Desde hace años sabemos que los contaminantes de vida corta como el metano contribuyen en gran medida al calentamiento del planeta. El mensaje del IPCC es claro como el agua: debemos reducir las emisiones de metano de fuentes clave como el petróleo y el gas. Y necesitamos un esfuerzo centrado y coordinado para hacerlo al ritmo que exige esta crisis climática”.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) es el órgano internacional encargado de evaluar los conocimientos científicos relativos al cambio climático. Fue establecido en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) para facilitar a las instancias normativas evaluaciones periódicas sobre la base científica del cambio climático, sus repercusiones y futuros riesgos, así como las opciones que existen para adaptarse al mismo y atenuar sus efectos.

AR6 Climate Change 2021: The Physical Science Basis

 

Los glaciares han perdido hielo en todas las regiones polares desde el 2000




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com