La siempreviva de Amagro, amenazada por la presión humana

La siempreviva de Amagro (Limonium sventenii) tiene su principal población mundial en un pequeño macizo del mismo nombre en la isla de Gran Canaria, donde la acción humana la ha puesto al borde de la desaparición, según explicó a EFE el biólogo del Gobierno de Canarias Ángel Vera.

El macizo de Amagro es una de las 177 Zonas de Especial Conservación (ZEC) que hay en Canarias y en sus 487,64 hectáreas la siempreviva crece entre tabaibales dulces y llega a una población cercana a los 4.700 ejemplares.

El resto de ejemplares conocidos de la especie están fuera de este espacio protegido y no superan la media centena, explicó Ángel Vera, quien recordó que la siempreviva de Amagro florece de marzo a agosto, tiene flores de corolas blancas y caedizas, insertas en brácteas de característico color azul y cuya persistencia transmite en ocasiones una cierta confusión a la hora de indicar el color de la flor.

El macizo de Amagro, situado en el municipio de Gáldar, en el noroeste de Gran Canaria, tiene una altitud de entre 80 y 494 metros sobre el nivel del mar. Constituido por un pequeño macizo montañoso, cuyo elemento más relevante es la montaña del mismo nombre, se trata de un espacio protegido que aporta a la Red Natura 2000 destacadas formaciones de matorral de tolda y de tabaibales dulces, estos últimos formados, sobre todo, por la Euphorbia balsamifera o tabaiba dulce.

Los tabaibales de tolda, por su parte, tienen como principal especie a la Euphorbia aphylla, una tabaiba que carece de hojas y cuya fisiología le permite subsistir en los ambientes expuestos a los azotes de vientos salinos procedentes del océano, ya que es precisamente la ausencia de hojas la que contribuye a evitar la deshidratación.

La siempreviva de Amagro o Limonium sventenii comparte hábitat en los tabaibales dulces con la Argyranthemum lidii, la magarza de Lid o magarza del Andén Verde, que ocupa espacios relativamente degradados por procesos erosivos naturales, como los acopios del material que se amontona al pie de algunos cantiles o acantilados.

Sus blancos capítulos (el agrupamiento floral característico de las compuestas) se forman entre marzo y mayo, momento en que la polinizan numerosos insectos.

En Amagro, el número de ejemplares de esta magarza fluctúa en torno a los 200 ejemplares.
Life

Ángel Vera señaló que hay una importante antropización o degradación provocada por la acción humana en el hábitat de la siempreviva de Amagro, lo que permite que otras especies más adaptadas a esos medios alterados puedan competir de manera ventajosa frente a ella.

La magarza de Lid es susceptible de formar híbridos, por lo que es necesario vigilar el estado de naturalidad de sus poblaciones, agregó el biólogo. EFE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies