ESTACIONES DE ESQUI

Convocan una cadena humana contra la ampliación de Cerler

Recurso de archivo

Zaragoza,  sep (EFE).- Formar, el jueves 10, una cadena humana alrededor de la sede central de Ibercaja en Zaragoza para reclamar la cancelación del proyecto de ampliación de la estación de esquí de Cerler por el valle de Castanesa es el llamamiento que ha realizado a la ciudadanía la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón

Los participantes mantendrán una distancia de más de dos metros, tal como establecen las medidas sanitarias de control de la covid-19, según informa la Plataforma en un comunicado en el que recuerda que Ibercaja posee el 50 % de la empresa Aramón, promotora de la ampliación de la estación.

Impacto ambiental y viabilidad financiera

Con esta iniciativa, la Plataforma pide a la entidad bancaria que recapacite sobre el impacto ambiental y viabilidad financiera de este proyecto y que reconsidere su apoyo al mismo.

Recuerda en este sentido que siempre ha considerado de forma positiva los planes de mejora y adaptación de las estaciones de esquí aragonesas a la “incuestionable” realidad del cambio climático, toda vez que califica de “temeraria” la ampliación de una estación de esquí en una zona de baja innivación.

Crisis climática

Según la Plataforma, como consecuencia del cambio climático se ha pasado en temporada de esquí del 5 % de días con insuficiente nieve al 70 % en pistas de cota baja, y del 4 % al 20 % en cotas altas, lo que influye además en la fabricación de nieve artificial, cada vez más costosa energética, económica y ambientalmente hasta hacerla totalmente inviable en esta zona que también tiene escasez de agua.

Al impacto de las obras se suma, según la Plataforma, la desviación de importantes fondos públicos para la realización de las infraestructuras que un proyecto así necesita, al tiempo que critica que la “pretendida viabilidad” del mismo se apoya en una “desmedida operación inmobiliaria” que llevó a comprar terrenos, por valor de 22 millones, bajo el compromiso previo de recalificarlos en el correspondiente Plan Urbanístico para construir unas 5.000 viviendas, de las que 2.500 quedarían en terrenos de Aramón.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón anuló el Plan, fallo que posteriormente el Tribunal Supremo confirmó e invalidó dicho plan urbanístico.

Desde la Plataforma instan a Ibercaja a responder a preguntas como la viabilidad climatológica del proyecto, quién pagará las obras de construcción de la estación, el impacto que tiene sobre el paisaje o quién pagará las infraestructuras imprescindibles para poner en marcha la estación y el acceso y servicios de las nuevas urbanizaciones “antes de mover una piedra” y dado que Aramón “no lo va a hacer”. EFE
lsg




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com