INCENDIOS FORESTALES

El incendio de La Palma quema 4.863 hectáreas del Parque Natural Cumbre Vieja

  • El fuego ha afectado a 2.396 hectáreas de El Paso; 1.621,22 de Fuencaliente; 816,71 de Mazo y 29,36 hectáreas de Los Llanos de Aridane

  • El incendio, el cuarto más grave de Canarias en este siglo

El incendio de La Palma quema 4.863 hectáreas del Parque Natural Cumbre Vieja Una semana del incendio del parque natural Cumbre Vieja de La Palma. EFE/Migue Calero

Efeverde.- Hoy se cumple el séptimo día del incendio forestal de la isla canaria de La Palma,  que ha afectado al  6,8 por ciento de la superficie del territorio, con un total de 4.863,99 hectáreas del Parque Natural Cumbre Vieja, y que se considera en cuarto fuego más importante de Canarias en este siglo.

La consejera de Sostenibilidad del Gobierno de Canarias, Nieves Lady Barreto, informó este lunes de que el fuego no está ni controlado ni extinguido, pero si se ha se ha estabilizado su perímetro.

El fuego había afectado hasta ayer a 2.396 hectáreas del municipio de El Paso; 1.621,22 de Fuencaliente; 816,71 hectáreas de Mazo y 29,36 hectáreas de Los Llanos de Aridane.

Hoy, la Aemet anuncia una nueva subida de las temperaturas y la consejera ha pedido a los vecinos que estén alerta para que no se vuelvan a producir incendios como este, que comenzó el pasado miércoles en el área rural de Jedey, por una supuesta imprudencia de un joven alemán.

En este siniestro, convertido en el cuarto incendio más importante de Canarias en este siglo, “el trago más difícil”, ha dicho la consejera ha sido el fallecimiento del agente forestal Francisco Santana por lo que ha agradecido a sus compañeros que continuaran trabajando a pesar de la tragedia.

Las autoridades isleñas con la consejera Nieves Lady Barreto (c) a la cabeza informan de la situación de, incendio de La Palma este lunes.

Las autoridades isleñas con la consejera Nieves Lady Barreto (c) a la cabeza informan de la situación del incendio de La Palma este lunes. EFE/Miguel Calero

Mil descargas de agua

Durante estos días han actuado 12 medios aéreos que han realizado 1.000 descargas de agua mientras que el operativo terrestre lo han formado unas 500 personas, con una media diaria de 300 trabajadores. Mientras el fuego no esté controlado permanecerán en la isla todos los medios terrestres y aéreos.

En la lucha contra el fuego participa personal y medios de los gobiernos Autónomos y Central, de los cabildos insulares de La Palma, La Gomera, Tenerife y Gran Canaria, la Unidad Militar de Emergencias (UME), los ayuntamientos palmeros; las brigadas forestales, la Policía Canaria, policías locales, Guardia Civil, bomberos de varias islas, Cruz Roja, el Servicio de Urgencias Canario y el Servicio Canario de la Salud

El presidente del Cabildo de La Palma, Anselmo Pestana, ha opinado que la isla tienen “una deuda de gratitud” hacia los que han colaborado en las labores de extinción de este fuego y ha destacado que una vez que se apague, comenzarán a preparar la isla para evitar que con las lluvias se produzcan riadas.

Entrega sin límite

Desde el comienzo del fuego ha habido “una entrega sin límite” y una “mano tendida” desde cada una de las administraciones, entidades y organizaciones que han colaborado y por ello, ha señalado, “nos hemos sentido arropados y acompañados”.

Además de la ayuda de la sociedad palmera, volcada en apoyar a los especialistas,  Pestana ha dicho que la isla tiene “una deuda de gratitud” con todos los que han trabajado en la extinción del fuego y ha avanzado que una vez que se apague, comenzarán a preparar la isla para evitar que con las lluvias se produzcan riadas.

Cumbre Vieja 

El Parque Natural de Cumbre Vieja, en la  mitad sur de la isla, abarca las localidades de Breña Alta, Breña Baja, Mazo, El Paso y Fuencaliente. Reúne  los conos volcánicos más emblemáticos del territorio, con campos de lava y lapilli (picón) y su vegetación se compone de pino canario (Pinus canariensis) así como brezo y laurisilva.

Un cartel en el tronco de un pino canario quemado por el fuego de un fuego en 2010 advierte del riesgo de incendio forestal.

Un cartel en el tronco de un pino canario quemado por el fuego en 2010 advierte del riesgo de incendio forestal. EFE/Cristóbal García

El pino canario, una de las especies más afectadas por el incendio de La Palma, ha convivido durante miles de años con el fuego, por lo que puede regenerarse con rapidez, pero habrá zonas arrasadas en las que será necesario “empezar de cero”, ha declarado a Efe el biólogo Francisco Govantes.

La Palma, reserva de la biosfera desde 2002, ha perdido más de 4.500 hectáreas de masa forestal, en su mayoría de “sufrido” pino canario, el árbol más abundante en las islas y cuya recuperación dependerá del tiempo que ha estado ardiendo.

El pino canario,  adaptado a resistir el fuego 

Govantes, portavoz del Colegio de Biólogos en el Patronato de Espacios Naturales de  La Palma, ha explicado que el pino canario es el resultado de una evolución del pino original adaptada a resistir el fuego, que ya desde la época incluso anterior a los aborígenes eran usuales tras una erupción volcánica.
Entonces, agrega el especialista, no había cómo luchar contra el fuego, por lo que los pinares ardían y tras las llamas se volvían a regenerar.
El pino es un “pirófito” (planta que tolera el fuego) y su evolución está relacionada con este elemento, afirma este biólogo, quién aclara que esto no quiere decir que los incendios forestales recurrentes no afecten a esta especie.
Según Govantes la recuperación dependerá  sobre todo si es joven y si el fuego ha sido de copa o de base, así como el tiempo que el árbol ha estado ardiendo. Si ha ardido mucho tiempo, muere, si solo “se ha chamuscado”, se regenerará rápido.

 




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com