La operadora de Fukushima admite la filtración de agua radiactiva al mar

La operadora de Fukushima admite la filtración de agua radiactiva al mar

Tokyo Electric Power (TEPCO), operador de la accidentada central de Fukushima, admitió haber detectado por primera vez la filtración de agua radiactiva desde los sótanos de la central al mar.

“Queremos ofrecer nuestra más sincera disculpa. Hemos hecho todo lo posible para impedir que el agua tóxica saliera fuera de la planta”, detalló un portavoz de la compañía, en declaraciones recogidas hoy por el diario Nikkei.

 

A pesar de su anuncio, TEPCO considera que la cantidad de agua radiactiva filtrada al mar es muy limitada y se ha producido en la zona del puerto situado frente a las unidades de la central, aislado del mar abierto por diversos rompeolas que protegen la planta.

 

En este sentido, la eléctrica no espera que la detección de este agua contaminada en el mar provoque un impacto significativo para el medio ambiente.

 

TEPCO empezó a sospechar de la posibilidad de que se estuviera filtrando agua radiactiva al mar después de detectar líquido contaminado en los pozos de observación situados entre las unidades nucleares y el puerto de la central con hasta 9.000 becquereles por litro de cesio-134 y 18.000 becquereles por litro de cesio-137.

 

En esta línea, a primeros de mes la Autoridad de Regulación Nuclear de Japón (NRA) ya anunció su “firme sospecha” de que el agua radiactiva concentrada en los sótanos de la accidentada central nuclear se estaban filtrando al suelo y el mar.

 

Actualmente, la principal preocupación en las labores para desmantelar la central es la acumulación de agua contaminada en el subsuelo de los edificios que albergan los reactores nucleares, líquido que se incrementa a diario por la filtración de agua subterránea proveniente de las zonas colindantes.

 

Para aislarlo, la eléctrica cuenta dentro del complejo nuclear con cerca de 1.000 contenedores en los que almacena este agua radiactiva, parte de la cual utiliza, una vez retirada la sal y las partículas radiactivas, para enfriar los reactores

 

Tras el accidente nuclear de Fukushima en 2011, el peor desde Chernóbil en 1986, cerca de 3.500 trabajadores luchan a diario en la central japonesa para dar por concluida la crisis atómica, una labor que se estima se prologará durante los próximos 30 o 40 años.EFEverde

 

 

 

Si te interesa la actualidad y el periodismo ambiental: EFEverde

Si prefieres la I+D+i: EFEfuturo, noticias de ciencia y tecnología.

 

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies