La OMS pide acciones inmediatas para frenar los efectos del cambio climático en la salud

El cambio climático provoca daños severos a la salud, sobre todo en niños, ancianos y pobres, por lo que las acciones de prevención deben ser inmediatas, dijo hoy la representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en México, Gerry Eijkemans.

“No es posible hablar de salud cuando se tiene una población con hambre, no frenamos el cambio climático y no tenemos paz ni justicia”, señaló la doctora.
Durante un foro realizado en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM)-Unidad Xochimilco, la especialista indicó que la mayoría de los impactos potenciales en el cuidado humano serán adversos.
De acuerdo con estimaciones de la OMS, el cambio climático causará anualmente 250.000 muertes adicionales entre 2030 y 2050: 38.000 por exposiciones de personas ancianas al calor, 48.000 por diarrea, 60.000 por paludismo y 95.000 por desnutrición infantil.
Esto derivado de fenómenos como inundaciones, tormentas, incendios, olas de calor, contaminación de aire y la estacionalidad de males infecciosos que cambiarán en frecuencia o severidad.
Según Eijkemans, una de las principales afectaciones sería en el suministro de agua dulce, “pues disminuiría la disponibilidad del líquido para beber y lavar, el saneamiento y tratamiento de aguas residuales”, lo que incrementaría el riesgo de propagación de enfermedades infecciosas.
En ese sentido, las muertes anuales prevenibles relacionadas con el agua son de 1,4 millones por diarrea y de 860.000 por desnutrición.
También la producción de alimentos puede verse disminuida en las regiones vulnerables, a través de plagas y padecimientos de plantas o animales.
Esto podría conducir a hambre y desnutrición, lo que afectaría la salud a largo plazo, en especial la de los niños.

Educación en salud ambiental

Asimismo, el cambio climático “altera la distribución de importantes especies de mosquitos”, lo que incrementa la propagación de enfermedades como paludismo, dengue, chikunguña y zika en zonas que carecen de una sólida infraestructura de salud pública.
Según cifras de la OMS, los desastres naturales entre 1900 y 2012 se incrementaron por causas climatológicas, meteorológicas, hidrológicas, geofísicas y biológicas, pero su crecimiento ha sido exponencial en los últimos 30 años.
De acuerdo con Eijkemans, el reto ahora será centrarse en las políticas públicas y la educación de la sociedad en cuestiones de salud.
Esto a través del fortalecimiento de las capacidades en salud ambiental, educación para la sanidad y la promoción de hábitos sanos.
Habrá que asegurar la participación activa en todos los niveles de gobierno, además de promover la sensibilización sobre los riesgos sanitarios y certificar una mejor colaboración entre servicios climáticos y de salud“, explicó. Efeverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies