OCDE INFORME

La OCDE insta a España a suprimir subvenciones dañinas para el medio ambiente

  • Esta es una de las 28 recomendaciones del documento “Análisis de los resultados medioambientales de la OCDE: España 2015”, el tercero en el que esta organización “radiografía” de manera integral la situación ambiental del país en los últimos diez años.

La OCDE insta a España a suprimir subvenciones dañinas para el medio ambiente Infografía EFeverde

Caty Arévalo. Madrid (EFEverde).- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha instado a España a que "suprima" las medidas fiscales y las subvenciones "económicamente ineficientes y perjudiciales para el medio ambiente", destacando entre ellas las ayudas al carbón nacional.

Esta es una de las principales recomendaciones del documento “Análisis de los resultados medioambientales de la OCDE: España 2015“, el tercero en el que esta organización “radiografía” de manera integral la situación ambiental del país en los últimos diez años (los anteriores fueron publicados en 1997 y 2004).

El texto, presentado hoy en Madrid por el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, y la ministra Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, hace 28 recomendaciones para que España sea un país competitivo en un mundo descarbonizado y más respetuoso con el medio ambiente.

Ese “crecimiento verde” constituiría la vía para que España reduzca unas “tasas de desempleo, desigualdad y pobreza elevadas” en comparación con otros países miembros de la OCDE.

Gran parte de las recomendaciones hacen referencia a la necesidad de elaborar “un programa de reformas fiscales verdes”, ya que la OCDE detecta que la presión fiscal sobre la energía “es menor” que la que se ejerce sobre el trabajo, y de que desde 2007 han disminuido las ecotasas hasta situarse actualmente entre las más bajas de la región.

Más y mejores ecotasas

El documento concluye que las tarifas del agua, residuos y saneamiento junto con “más y mejores ecotasas”, como impuestos sobre el combustible, la utilización de recursos y la contaminación, deberán contribuir más en el futuro a la financiación de infraestructuras ambientales en España, ahora “que van a disminuir” los fondos de la UE.

“Sé que la implantación de estas ecotasas puede ser dolorosa pero el mundo se mueve en esta dirección, y se pueden lograr consensos”, ha aseverado Gurría, quien también ha insistido en que España debe acabar con “los subsidios que estimulan el consumo de combustibles fósiles” y ponerle “un precio” más contundente “a la contaminación”.

El informe alerta de que “para que las ecotasas sean efectivas habrá que fortalecer la coordinación” entre las Comunidades Autónomas y el Gobierno central, ya que existe “falta de coherencia en un sistema de gestión ambiental descentralizado, cuya implantación se ha visto obstaculizada por drásticos recortes presupuestarios”.

Además, destaca que la transposición de las directivas de la UE sobre medio ambiente “ha sido, a menudo, tardía”.

No obstante, tanto García Tejerina como Gurría han destacado que, en general, el informe ha detectado “importantes avances” en las políticas ambientales en los últimos diez años.

“El progreso ha sido espectacular, España ha mejorado prácticamente en todo”, ha subrayado la ministra, quien se ha comprometido a “tener muy en cuenta” las propuestas que hace la OCDE y “a buscar alianzas y acuerdos” para resolverlas.

Preocupaciones ambientales

“La contaminación atmosférica y el cambio climático” son los dos problemas medioambientales que más preocupan a los españoles, quienes “manifiestan sentirse satisfechos con la calidad ambiental del país”, con una tasa de mortalidad atribuible a esa calidad entre las más bajas de Europa.

Junto a la fiscalidad, otro de los capítulos en los que la OCDE reclama más cambios es en el de la biodiversidad, destacando que el 40% de los hábitats y de las especies endémicas se encuentra en un estado de conservación “relativamente desfavorable”.

“La conversión de terrenos para la construcción y las infraestructuras turística y de transporte” ha contribuido a poner en riesgo la naturaleza en España, “uno de los puntos calientes de la biodiversidad del mundo” y el hogar del 30% de las especies endémicas europeas.

Aproximadamente un tercio de las especies terrestres y un poco más de la mitad de sus especies de agua dulce están amenazadas, mientras que el 45% de ecosistemas “está degradado o se utiliza de forma insostenible”.

En los bosques, que ocupan un tercio del país, las talas de árboles se incrementaron en casi un 20% entre 2000 y 2011.

La OCDE valora leyes “ambiciosas” como la de Patrimonio Natural y Biodiversidad de 2007 o la creación del Inventario del Patrimonio Natural y la Biodiversidad en 2011, pero considera que hay que seguir subsanando “la falta de datos” en esta materia y realizar más análisis económicos de los valores que aportan los ecosistemas.

“Las ventajas de la ampliación de los espacios protegidos, como la Red Natura 2000, superan con creces los gastos”, afirma el informe que advierte de que hay que reducir las presiones sobre la biodiversidad que ejercen estos sectores: agricultura, transporte, construcción y turismo.

Así como promover los mercados de productos y servicios respetuosos con la naturaleza, y la cooperación con las ONG ambientales, las empresas y el mundo académico.

Riesgo de estrés hídrico

Llama la atención de que el riesgo de “estrés hídrico” de España es “medio alto”, especialmente para el riego, que utiliza el 63,5% del agua consumida (el 18,8% es usada para producir electricidad, el 15,9% para el consumo y el 1,5% para la industria manufacturera).

Sin embargo, los balances de fósforo y nitrógeno descendieron notablemente, debido a una disminución del uso de fertilizantes (12% y 36% respectivamente entre 2002 y 2011) propiciada en parte “por el crecimiento de la agricultura ecológica“, un sector en “rápida expansión” que alcanza cerca del 6% de la superficie cultivada.

En lo que se refiere a cambio climático, la OCDE afirma que España genera un 20% menos de CO2 por unidad de PIB que en 2000, “debido al porcentaje creciente de energías renovables en la generación de electricidad, y a la eficiencia energética más estricta”.

Las renovables generaron un 40% de la electricidad en 2013, y han experimentado un crecimiento del 147% desde 2000.

Aún así, España debe revisar programas de incentivos para luchar contra el calentamiento, como aquellos destinados al vehículo eficiente, ya que los estudios han revelado que los beneficios económicos y ambientales de estos planes de renovación de vehículos “son, en el mejor de los casos, limitados”.

Igualmente, destaca “las inversiones en eficiencia energética 2004-2012 podrían haber resultado más rentables si se hubieran introducido códigos de edificación más estrictos y certificados de eficiencia energética durante el auge de la construcción, y no después”, denuncia.

Gurría ha concluido su intervención felicitando a España por no haber retrocedido en materia ambiental a pesar de la crisis, e instando a sus gobernantes a hacer la “transición del ladrillo a la neurona”, así como a utilizarla recuperación económica como “una oportunidad para cimentar un crecimiento más sólido, incluyente, y también más verde”. EFEverde

OECD Environmental Performance Review of Spain

Highlights – espanol (5)

#DeUnVistazo. Informe ambiental de la OCDE y España

#DeUnVistazo. Informe ambiental de la OCDE y España

#DeUnVistazo: El estado de la biodiversidad española según la OCDE. Infografía

#DeUnVistazo: El estado de la biodiversidad española según la OCDE. Infografía




Secciones:                
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.