La nueva vida del plástico, reto pendiente de la sociedad moderna

La nueva vida del plástico, reto pendiente de la sociedad moderna

Madrid, 19 ago (EFEfuturo).- Si no puedes contra él, recíclalo. El plástico, imprescindible en la sociedad moderna, debe ganar nueva vida para evitar que su difícil eliminación se vuelva contra el planeta.

Bolsas plásticas gratuitas entregadas en un supermercado de Londres. Foto: ANDY RAIN

Herramientas obligados en el desarrollo de la sociedad desde inicios del siglo XX, los polímeros sintéticos son hoy un enemigo a batir por los científicos y ecologistas que velan por el medio ambiente.

De acuerdo con los números de Greenpeace y Amigos de la Tierra, cada español consume 365 bolsas de plástico de un solo uso al año, lo que significa 15.300 millones de bolsas, producidas por 12 millones de barriles de petróleo.

La nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados contempla la erradicación por completo esos envoltorios del mercado español en 2018, tras la consideración de que la descomposición espontánea de cada bolsa requiere de hasta 150 años.

Las bolsas tradicionales se sustituirán por otras biodegradables, en cuyo proceso de descomposición intervienen microorganismos (bacterias u hongos) que actúan en agua, dióxido de carbono (CO2) y otros biomateriales, aunque están fabricadas a partir del petróleo, igual que los plásticos convencionales.

Entre los muchos plásticos desarrollados por el hombre, las botellas son las de más difícil transformación, con periodos de vida de entre cien y mil años, según sus componentes. Al aire libre pierden su tonicidad, se fragmentan y se dispersan, pero no desaparecen.

“Para poder reciclar los envases de los productos que consumimos habitualmente, primero hay que separarlos en grupos según la naturaleza del material y luego depositarlos en los contenedores de recogida selectiva instalados en las calles de nuestros municipios”, como explica ECOEMBES, la sociedad anónima que gestiona la recuperación de residuos de envases para su tratamiento, reciclado y valorización.

La principal dificultad en el reciclaje de este material se presenta en el momento de separación del plástico, ya que generalmente hay varios tipos en solo un producto.

La clasificación de los envases ligeros de plástico puede hacerse de forma manual o automática y el proceso más utilizado es el reciclaje mecánico, que contempla el lavado y triturado de los recipientes.

El producto resultante se conoce como “granza” y se usa para fabricar nuevos artículos de plástico reciclado. Los tipos de granza varían en función de su plástico de origen, los mas conocidos son el Polietileno de Baja Densidad (PEBD), el Polietileno de Alta Densidad (PEAD) y el Tereftalato de Polietileno (PET).

Del PEBD salen bolsas de basura, tuberías de riego y mangueras; del PEAD, más resistente, cubos, contenedores y bidones y del PET, fibras textiles para forros polares, moquetas y hasta suelas de calzado. Con el mixto de envases de plástico se fabrican hueveras, bases de televisores y contrapuertas de frigoríficos, según datos de ECOEMBES, que hace de la granza su materia prima.

El mas popular de los productos reciclados de PET son los recipientes de poliéster claro y ligero que se utiliza para embotellar bebidas suaves, jugos, agua, aceites comestibles, limpiadores caseros, y hasta bebidas alcohólicas.

Son 100% reciclables y fáciles de almacenar, lo que, según sus fabricantes, reduce la emisión de contaminantes durante su transporte. La más innovadora, la “NoBottle”, marca registrada premiada desde 2007 por su moderno diseño, y la nueva generación de botellas plásticas que pueden “desaparecer”. (http://www.no-bottle.com/en/all_about_nobottle/presentation).

Dependientes del plástico como parece que somos, el futuro está en los embalajes que pueden descomponerse junto con su contenido caducado o estropeado, que pueda mezclarse en la tierra como sustrato de semillas y hasta suturas absorbibles y medicamentos que se deshacen en el interior del cuerpo. EFE




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com