OSO PANDA

La muerte prematura de un oso panda en un zoo chino desata las sospechas de maltrato

La muerte prematura de un oso panda en un zoo chino desata las sospechas de maltrato

La muerte prematura de un oso panda en un zoo del centro de China, algo poco frecuente debido a la gran protección que estos animales en peligro de extinción reciben en el país asiático, ha desatado sospechas de que el animal estaba siendo maltratado, por lo que se ha abierto una investigación.

Según informó hoy el diario “South China Morning Post”, el fallecimiento en el zoo de Zhengzhou (centro del país) del panda Jin Yi, de seis años y medio, ha sembrado muchas dudas, sobre todo por el hecho de que sus cuidadores la ocultaron durante varios días (ocurrió el 9 de febrero pero no se informó de ella hasta el 13).

El mismo día de su fallecimiento, cuando el recinto donde el panda podía ser admirado por los visitantes apareció vacío, los responsables del zoo aseguraron a la prensa local que el panda había sido enviado a la reserva de la que era originario, pero días después reconocieron que habían mentido.

Tras la muerte de Jin Yi, medios locales e internautas chinos en redes sociales han acusado al zoo de maltratar al panda, que según testigos era obligado a posar en fotografías con turistas y golpeado si se negaba a ello.

Al conocerse el fallecimiento, se han rescatado en las redes chinas fotografías tomadas de los osos panda en el zoo de Zhengzhou hace tres años, en los que se muestran estas malas prácticas bajo el titular “¿Es el oso panda un tesoro nacional o una máquina para imprimir billetes?”.

También se acusa al zoo de no cuidar la dieta del animal, que era alimentado con pan de maíz, más barato que los brotes de bambú que suelen ser la comida exclusiva de estos plantígrados.

El zoo se ha defendido de todas estas acusaciones, asegurando que sus regulaciones prohíben a los turistas acercarse demasiado a los pandas y argumentando que ocultaron durante unos días el fallecimiento a la espera de que se determinara la causa de la muerte de Jin Yi.

El animal fue incinerado, pero se tomaron muestras del panda que están siendo estudiadas y los resultados oficiales se publicarán dentro de aproximadamente una semana, de acuerdo con veterinarios forenses.

Algunos medios locales informaron de que el panda murió de fallo cardíaco y gastroenteritis hemorrágica, mientras que la web oficial China.org barajó la posibilidad de que Jin Yi muriera de un parvovirus, enfermedad contagiosa que normalmente afecta a perros.

El oso panda es uno de los principales símbolos de China, el único lugar donde hay ejemplares en libertad, concentrados en los bosques de montaña del centro oeste del país.

La endogamia y su caza furtiva en décadas pasadas han condenado al animal a ser uno de los mamíferos del planeta en mayor peligro de extinción, y se estima que actualmente hay unos 1.600 ejemplares en estado salvaje. EFE

abc/sm




Secciones: