PUERTO RICO MEDIOAMBIENTE

La mayor bahía bioluminiscente de Puerto Rico pierde brillo

La mayor bahía bioluminiscente de Puerto Rico pierde brillo

Las autoridades de Puerto Rico están investigando la pérdida de bioluminiscencia en la bahía de Mosquito (Vieques), el más espectacular de los tres ecosistemas de esta naturaleza que se pueden encontrar en territorio puertorriqueño.

Así lo confirmó hoy la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, Carmen Guerrero Pérez, quien explicó que se ha registrado una reducción significativa de bioluminiscencia de esa bahía, situada en la pequeña isla de Vieques, que constituye un municipio más de Puerto Rico.

Guerrero explicó que se va a poner en marcha un plan para tratar de descubrir las causas y determinar qué medidas se deben tomar para evitar que se apague un fenómeno que se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de Vieques y motor económico.

En ese sentido, dio la bienvenida a las “universidades, empresas y organizaciones que se quieran unir para proteger el extraordinario recurso de incalculable valor ecológico, turístico y socioeconómico”, según apuntó en un comunicado de prensa, el que detalló que su departamento trabaja para “identificar los fondos para sufragar las investigaciones”.
“Esta circunstancia, que tanto preocupa a los viequenses y a todos los puertorriqueños, servirá de laboratorio para la investigación y para adiestrar personal de la agencia en el tema de bioluminiscencia, tomando en consideración que Puerto Rico es de los pocos lugares en el mundo con cuerpos de agua bioluminiscentes“, explicó

De hecho, añadió que “Puerto Rico, afortunadamente, cuenta con más de un cuerpo de agua bioluminiscente que cautiva a los turistas locales e internacionales”.

Vigilancia:

Mientras, se ha ordenado reforzar la vigilancia para evitar la entrada de comerciantes que sin contar con los debidos permisos transportan en kayaks a los visitantes por la bahía, un ecosistema muy delicado que está protegido por las autoridades locales.
A principios del pasado enero ya ocurrió algo parecido y finalmente se descubrió que se debía al fuerte oleaje y marejadas característicos de ese época del año.

En Puerto Rico, existen varios cuerpos de aguas biolumniscentes debido a la presencia de los microorganismos conocidos como dinoflageldos que producen ese fenómeno.

Durante el pasado noviembre se detectó también una reducción en la bioluminscencia en la Laguna Grande de la localidad de Fajardo, que al parecer también tuvo que ver con un proceso de marejadas de gran magnitud y larga duración.




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies