RESERVA BIOSFERA

La Mancha Húmeda pasa a ser el mayor territorio ligado a humedales en Europa

La Mancha Húmeda pasa a ser el mayor territorio ligado a humedales en Europa

La Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda se ha convertido en el territorio más amplio de Europa ligado a los humedales continentales, tras la decisión del órgano de Gobierno del Programa Hombre y Biosfera (MaB) de la UNESCO de ampliar sus límites.

Su ampliación de 25.000 a 418.087 hectáreas, acordada por la UNESCO esta semana, le lleva a englobar un conjunto de zonas húmedas cuyas características resultan determinantes en la presencia de hábitats, especies, sistemas ecológicos y paisajes de alto valor ambiental que, además, son únicos en el territorio español.

Tres décadas después de que La Mancha Húmeda fuera declarada en febrero de 1981 como Reserva de la Biosfera, para tratar de salvaguardar las llanuras inundables asociadas a los ríos manchegos y las lagunas endorréicas distribuidas por la meseta castellanomanchega, han quedado finalmente delimitados de forma precisa sus límites.

Se da así un paso fundamental para avanzar en las directrices y estrategias necesarias para salvaguardar la gestión de estos espacios naturales, como reconocen a Efe algunos expertos consultados.

humecasti1

La Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda se ha convertido en el territorio más amplio de Europa ligado a los humedales continentales. EFE/Beldad

En las 418.087 hectáreas que forman parte de la reserva, se encuentran 76 lagunas y zonas de dominio público hidráulico de treinta y tres cauces fluviales.

En la zoonificación aprobada, todas las zonas de máxima protección de los humedales de relevancia han sido clasificadas como zonas núcleo, garantizándose así su protección y conservación.

Cada una de estas zonas se encuentra rodeada por un cinturón periférico, más o menos extenso, que se denomina zona tampón, que tiene como objetivo amortiguar los posibles impactos derivados de la zona exterior que forma parte de la reserva y que se denomina zona de transición.

La zona núcleo ocupa una superficie total de 16.750 hectáreas e incluye enclaves básicos para la investigación ambiental, la observación y el seguimiento del cambio global, así como para la educación ambiental y la naturaleza.

Forman parte de esta zona espacios naturales como el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, el Parque Natural de Las Lagunas de Ruidera, los complejos lagunares de Alcázar de San Juan, Villafranca de los Caballeros o Pedro Muñoz, además de otras lagunas y zonas de dominio público de ríos como el Azuer, Gigüela, Záncara, Riansares, Pinilla o Alto Guadiana.

La zona tampón ocupa una superficie de 59.639 hectáreas, mientras que la zona de transición se extiende por una superficie total de 341.698 hectáreas de terreno.

En el conjunto de la reserva se puede encontrar vegetación típica de marjales o pajonales palustres, esto es, helófitos emergentes o altas herbáceas que enraízan en el fondo de zonas húmedas, como eneas, carrizos,juncos y, la excepcionalidad de la masiega (Cladium mariscus), representativa junto a Tarayes, de la vegetación típica de las Tablas de Daimiel.

También se encuentran conjuntos de plantas de ecosistemas propios de saladares o formaciones de encinas, coscojas y sabinas (Juniperus thurifera) representativas de una climatología áspera.

En cuanto a la fauna, hay numerosas especies estrechamente relacionadas con humedales, con representantes de todos los grupos zoológicos entre los que destacan las aves, las cuales encuentran en las zonas húmedas de la Mancha, excepcionales lugares para la alimentación, cría y refugio o de descanso en las migraciones.

A pesar de la gran biodiversidad que encierra la Reserva de la Biosfera, según el documento que recoge las directrices de estrategia para la gestión de la reserva, en las últimas décadas se calcula que más de un 10 de la superficie de humedales ha desaparecido en la Cuenca Alta del Guadiana.

Además, debido a la creciente antropización la vegetación natural ha quedado reducida en un 15% de su superficie original y la degradación de los ecosistemas ponen en riesgo la supervivencia de muchas especies que en mayor o menor medida dependen del buen estado de conservación de los humedales.

El gran reto de futuro de La Mancha Húmeda es encontrar el modo de compatibilizar la sostenibilidad ambiental de este territorio con el crecimiento económico. EFEVerde

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies