La gestora del almacén de gas Castor afirma que está en perfectas condiciones

La gestora del almacén de gas Castor afirma que está en perfectas condiciones

La empresa Escal UGS, que gestiona el almacén subterráneo de gas natural Castor frente a las costas de Vinaròs (Castellón), ha afirmado que, pese al aumento de seísmos en la zona, la planta "está en perfectas condiciones" y "todo el personal sigue en sus puestos de trabajo garantizando la seguridad".

Escal UGS ha emitido un comunicado firmado por su presidente, Recaredo del Potro, después de que esta madrugada se haya producido en el entorno de la planta un terremoto de magnitud 4,2 en la escala Richter.

 

El seísmo de esta madrugada supera en magnitud al de 3,9 producido ayer y se suman a los más de 300 movimientos sísmicos producidos en el Golfo de Valencia, en el entorno del almacén, desde el 13 de septiembre.

 

La empresa ha explicado que el 9 de septiembre se produjeron los primeros “microseísmos” registrados por los dos sismógrafos con los que cuenta la instalación y desde ese momento se ha informado “al minuto” tanto a las autoridades locales como autonómicas y nacionales.

 

Escal UGS, según el comunicado, “ha sido la primera en difundir esta alteración” y desde entonces “está estudiando y analizando los datos con la colaboración de los organismos más especializados españoles y europeos”.

 

Desde el día 16 de septiembre, fecha en la que se concluyó la inyección de gas colchón programada hasta la fecha, sigue paralizada la actividad de inyección de gas en el almacén en estricto cumplimiento de las órdenes del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que decretó el 26 de septiembre la paralización temporal de esta actividad.

 

Siempre según el comunicado de la empresa, Escal UGS está “informando y colaborando estrechamente” con el ministerio desde entonces.

 

Además, se explica que todo el proceso “se ha realizado siguiendo los controles y normativa existente en este tipo de almacenamientos subterráneos”.

 

En la actualidad, Escal UGS “sigue las instrucciones del ministerio, para colaborar en el informe solicitado al Instituto Geográfico Nacional y para ello va a emplear todos los medios que sean necesarios”.

 

El proyecto Castor, con una inversión de 1.200 millones de euros, trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar para suministrar hasta un tercio de la demanda de gas del sistema durante 50 días, pero, al parecer, la inyección de gas está provocando los numerosos microseísmos detectados.

 

El delegado de la Generalitat en las Terres de l’Ebre, Xavier Pallarés, en declaraciones a RAC 1, ha apuntado que “la gente de Castor no ha hecho caso al ministerio y ha extraído gas o bien que el almacén no cumple las características y hay poros por donde se escapa el gas”.

 

A juicio de Pallarés, en el origen de los movimientos sísmicos “puede haber una negligencia o simplemente que la presión de las rocas no ha aguantado todo el gas que se inyectó”. EFEVERDE

 

 

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies