GESTIÓN RESIDUOS

La Generalitat prohibirá la distribución de bolsas de plástico de forma gratuita

  • El llamado “pacto por la bolsa” firmado por productores, distribuidores, consumidores y administraciones ha provocado que muchos establecimientos, de forma voluntaria, ya no distribuyan bolsas de plástico de forma gratuita y hagan pagar al cliente el coste de cada bolsa que coja.

La Generalitat prohibirá la distribución de bolsas de plástico de forma gratuita Dos ciudadanas portando bolsas de plástico. Foto de archivo

La Generalitat de Cataluña prohibirá previsiblemente a partir del próximo mes de julio la distribución de bolsas de plástico de forma gratuita en los comercios con el objetivo de reducir su utilización, que actualmente es de 27 millones de bolsas a la semana.

El adjunto a dirección de la Agencia Catalana de Residuos, Francesc Giró i Fontanals, que participa en el Congreso Internacional Tenerife+Sostenible que organiza el Cabildo insular, ha explicado en una entrevista a Efe que, a la espera de que se apruebe esta normativa, se ha conseguido reducir en un 52 por ciento el consumo de bolsas de plástico en Cataluña, donde el objetivo de cara al año 2020 es rebajar su uso en 90 por ciento.

El llamado “pacto por la bolsa” firmado por productores, distribuidores, consumidores y administraciones ha provocado que muchos establecimientos, de forma voluntaria, ya no distribuyan bolsas de plástico de forma gratuita y hagan pagar al cliente el coste de cada bolsa que coja.

Por ejemplo, la cadena de supermercados catalán Bon Preu devuelve en efectivo a sus clientes dos céntimos de euro por cada bolsa de plástico que evite coger.

Francesc Giró i Fontanals ha comentado otra de las campañas que lleva a cabo la Agencia Catalana de Residuos: la lucha contra el derroche alimentario, “un problema social, ético, ambiental y económico”.

En Cataluña, cada persona tira de media 34,9 kilos de comida al año, que mayoritariamente proviene de los hogares, ha detallado el directivo, quien ha destacado que este derroche supone 112 euros por habitante al año.

Frente a esta mala praxis, la Agencia Catalana de Residuos ofrece en su web www.somgentdeprofit.cat×http://www.somgentdeprofit.cat× consejos y recetas para aprovechar comida sobrante con el fin de concienciar a la población, a la que recomienda pensar antes de comprar, cocinar y comer.

El objetivo es reducir el derroche alimentario en un 50 por ciento de cara al año 2020 en comparación con el año 2010 en los sectores doméstico, comercio minorista, hostelería y restauración.

Asimismo, la institución catalana se ha propuesto establecer, antes de finales de 2018, objetivos de reducción de desperdicio alimentario para los sectores primarios de alimentos y agrícolas, incluyendo la distribución al por mayor.

Otro de los retos de la Agencia Catalana de Residuos es lograr que el 60 por ciento de los residuos que se generan se recojan de forma selectiva, porcentaje que actualmente es del 40 por ciento, el más alto de España.

La Unión Europea exigirá en el año 2020 que la mitad de los residuos se recojan de forma selectiva (en 2003 el objetivo es del 65%-70%), aunque Cataluña se ha autoimpuesto que para la primera fecha el objetivo sea el 60 por ciento debido a que ya hay municipios y comarcas que superan este porcentaje gracias al sistema de recogida de basura “puerta a puerta”.

En este sistema, del que se benefician unas 320.000 personas en Cataluña, son los ciudadanos los que separan los residuos en su casa: la materia orgánica, cristal, papel y envases y, posteriormente, sacan sus cubos de basura a la calle en los días señalados por el servicio de basuras.

De esta forma, Cataluña se anticipa a la normativa europea que obligará a los países a que la mitad de los residuos se recojan de forma selectiva si quieren evitar multas que tendrán que pagar las comunidades autónomas que incumplan.

Para el adjunto a dirección de la Agencia Catalana de Residuos, Francesc Giró i Fontanals, la individualización del servicio de recogida de basuras, ya sea el sistema “puerta a puerta” o la utilización de una tarjeta de identificación para poder depositar la basura en un contenedor es la mejor manera de poder aprovechar los residuos.

A su juicio, el servicio de gestión de residuos debe ser transparente para que el ciudadano conozca cuánto cuesta y en qué conceptos y, así, el reciclaje no solo sea para quienes tienen un mayor grado de conciencia sino para todos.

También se refirió al pago por generación como vía para que las tasas que soportan los ciudadanos y comercios sean proporcionales y ajustadas a su comportamiento ambiental (paga menos quién menos genera y separa correctamente los residuos y al revés).

Asimismo resaltó la importancia de los cánones de vertedero e incineradora, ya que, en su opinión, son las medidas menos adecuadas para la gestión de residuos. EFE




Secciones:                

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies