NATURALEZA OSOS

La Fundación Oso Pardo defiende su estudio sobre la genética de la especie

  • La falta de variabilidad genética y la endogamia están dentro de las causas más importantes que hacen inviables las poblaciones animales, debido a que disminuye la adaptación a cambios ambientales y a enfermedades.

La Fundación Oso Pardo defiende su estudio sobre la genética de la especie Imagen de un oso pardo cantábrico macho. Fotografía cedida por la Fundación Oso Pardo.

La Fundación Oso Pardo (FOP) ha salido hoy en defensa del estudio sobre la genética de la especie que hizo público esta semana, y rechaza las críticas del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (FAPAS), que cuestionó su rigor científico.

El FAPAS afirmó ayer que del estudio genético sobre los osos pardos cantábricos presentado recientemente por la Fundación Oso Pardo (FOP) en colaboración con el Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC se concluye que la subpoblación oriental en Palencia y León se va a extinguir.

La FOP ha replicado hoy por medio de un comunicado que de dicho trabajo, que tenía como finalidad el estudio de la variabilidad y la estructura genética de la subpoblación oriental, “no se puede extraer de ninguna manera esta conclusión”.

Añade que la importancia de este estudio se justifica en la información previa existente que indicaba para esta subpoblación una de las variabilidades genéticas más bajas de todas las poblaciones de oso conocidas en el mundo.

Causas:

La FOP explica que la falta de variabilidad genética y la endogamia están dentro de las causas más importantes que hacen inviables las poblaciones animales, debido a que disminuye la adaptación a cambios ambientales y a enfermedades, y puede ser la causa del pequeño tamaño de camada que se observaba en las hembras de la población oriental.

Todo ello hace que la recuperación de esta subpoblación oriental fuera casi imposible a pesar de las medidas de conservación.
La FOP reitera que los 26 genotipos diferentes encontrados en la subpoblación oriental representan el mínimo de osos encontrados en un periodo de un año, y precisa que en ningún momento se trató de hacer un censo genético.

Puntualiza, además, que los 26 ejemplares son sólo una parte de esta subpoblación, a la que también pertenecen otros osos que no han sido muestreados ni genotipados, especialmente osas con crías.
Advierte de que decir que 26 es el número total de osos da lugar a que se confunda a la opinión pública.

Para la FOP, las conclusiones de este estudio son claramente positivas al encontrar osos con características genéticas occidentales y una proporción muy considerable de ejemplares con características intermedias.

Este organismo precisa que esto quiere decir que sí existe flujo de genes y que los osos orientales son ahora más diversos genéticamente y que llegan ejemplares migrantes a la subpoblación oriental, por lo que hay más y, además, muchos empiezan a tener frecuencias genéticas intermedias, lo que mejora su posibilidad de adaptación y supervivencia.

“Es por lo que llevamos años trabajando muchos conservacionistas, y sólo el desconocimiento puede ver este fenómeno de aumento de la variabilidad genética como algo negativo”, concluye la FOP. EFE verde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies