BIODIVERSIDAD DEHESAS

La dehesa salmantina, paraíso para insectos y hongos amenazados

  • La sobreexplotación de la dehesa provoca la aparición de un hongo, “Phytophthora cinnamomi”, que se cuela en las raíces de los árboles y los acaba secando de forma irreversible

La dehesa salmantina, paraíso para insectos y hongos amenazados Reserva Biológica de Campanarios de Azaba, en Salamanca. EFE/Carlos García

Carlos García.- EFEverde.- La Reserva Biológica de Campanarios de Azaba, un reducto de 522 hectáreas situado en el oeste de Salamanca, se ha convertido en los últimos años en el hábitat perfecto de especies amenazadas no sólo en cuanto a flora o fauna, sino que también para todo tipo de artrópodos.

La Fundación Naturaleza y Hombre, entidad que gestiona este espacio único en el mundo, ha desarrollado este domingo una serie de actividades para fomentar el voluntariado medioambiental y difundir las buenas prácticas a la hora de conservar el bosque de dehesa, que sólo se puede contemplar en la Península Ibérica.

Los técnicos medioambientales han insistido en que en muchos de los casos, los mejores “bioindicadores” son los propios insectos y, más concretamente, los saproxílicos,  aquellos que se alimentan de los restos de madera de los árboles.

Gracias a las buenas prácticas que se vienen desarrollando en Campanarios de Azaba, donde se desarrollan desde hace una década diferentes programas experimentales, se ha comprobado la existencia de más de un centenar de este tipo de insectos ligados a la madera, algunos de ellos muy amenazados.

Tras diferentes estudios con técnicos de algunas universidades españolas, se ha podido comprobar la existencia en esta reserva biológica del término municipal de Espeja de dos especies seriamente amenazadas: el coleóptero denominado “Eupotosia Mirifica” y la mosca de nombre científico “Mallota Dusmetii”.

Poda de las encinas, si son muy agresivas, puede acabar secando los encinares.

Poda de las encinas, si son muy agresivas, puede acabar secando los encinares. EFE/Carlos García García

La presencia de ambos, según la propia Fundación Naturaleza y Hombre, pone de relieve el buena estado de conservación de esta zona de dehesa, donde las prácticas conservacionistas se centran en la proliferación de especies salvajes que eviten la sobreexplotación doméstica.

El Hongo La Seca 

El estudio de la presencia de hongos ligados al hábitat de la dehesa también se ha convertido en las últimas décadas en un elemento fundamental para determinar el “estado de salud” de una zona de dehesa.

Es el caso del fenómeno denominado como “La Seca”, que ha acabado con miles de árboles en zonas, sobre todo, de Andalucía y Extremadura.

Este fenómeno aparece por la sobreexplotación de la dehesa que provoca la aparición de un hongo, “Phytophthora cinnamomi”, que se cuela en las raíces de los árboles y los acaba secando de forma irreversible.

“El cambio climático que conlleva mayor sequía y la escasa regeneración arbórea están favoreciendo a la proliferación de este fenómeno”, ha matizado Irene Martínez, técnico de la Fundación Naturaleza y Hombre que ha dirigido la jornada de voluntariado ambiental.

Los expertos medioambientales también han insistido en que hay preservar, sin embargo, la presencia de ciertos hongos en la dehesa, algunos de ellos amenazadas, como el hongo la “Torrendia” y la “Hericium Arenaceam”.

Para mejorar los acuíferos que nutren los abrevaderos de las dehesas, los voluntarios han plantado hoy diversas especies de fresnos y sauces y, además, han repoblado las charcas con anfibios autóctonos.

Esta Fundación también desarrolla acciones para favorecer en esta zona de dehesa salmantina la “nidificación” de dos aves en peligro de extinción: la cigüeña negra y el buitre negro. EFEverde




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies