La costa vasca registró temporales marítimos similares en 1930, 1965 y 1978

La costa vasca registró temporales marítimos similares en 1930, 1965 y 1978

San Sebastián (EFEverde).- El temporal marítimo que ha azotado la costa vasca este fin de semana "ha sido importante" pero los ha habido similares, e incluso "peores", ha dicho hoy a Efe la delegada de la Aemet en Euskadi, Margarita Martín, quien ha destacado los estragos causados por el fuerte oleaje en los años 1930, 1965 y 1978.

La meteoróloga de la AEMET ha precisado que ayer, domingo, la altura media de las olas más grandes fue de 10 a 11 metros, si bien a partir de las 5:00 horas las mediciones de algunas olas llegaron a los 13 metros, y los registros de la tarde, con la segunda pleamar de la jornada, se mantuvieron en alturas de más de 10 metros, según las mediciones de la boya “Donostia” de Euskalmet, situada a unos 7 kilómetros de Pasaia.

Aunque no había aún boyas que midieran la altura que adquirían las olas, la meteoróloga ha asegurado que se disponen de referencias de un temporal de mar que entró e inundó la Parte Vieja donostiarra en 1930, si bien existe más documentación del ocurrido el 23 de enero de 1965, cuando el oleaje inundó el barrio de Gros con medio metro de agua salada que originó numerosos desperfectos.

Las crónicas periodísticas de la época hablaban de “gigantescas olas” aquel día de enero del 65 que saltaron sobre el barrio de Gros, inundando portales y comercios desde la playa hasta las calles Trueba, Nueva y Miracruz.

De la playa de La Concha, aquel temporal marítimo causó numerosos daños en paseo, rampas y barandillas, al tiempo que dejaba a la vista los cimientos de la Perla, el club Atlético San Sebastián o el Eguzki, mientras el Paseo Nuevo y los comercios y portales de la Parte Vieja padecían destrozos similares a los ocurridos ayer, casi medio siglo después.

En 1978, olas de 16 metros y vientos de 193 km/h

Ya con la boya “Bilbao Vizcaya”, perteneciente a Puertos del Estado e instalada en 1978 a 20 millas al norte del puerto de Bilbao, se registró el 6 de diciembre de ese año y durante varios días posteriores, “uno de los peores temporales del Cantábrico”, ha destacado la delegada de Aemet, quien ha agregado que entonces se contabilizó una altura de olas media máxima de 16 metros, a lo que se sumaron “impresionantes vientos” de hasta 193 kilómetros por hora.

Los registros de la boya situada frente al puerto de Bilbao midieron, en noviembre de 1996, registros de 11 metros de media en las olas más altas, y de 11,6 en diciembre de 2007.

Un hombre observa los daños ocasionados en el puente de Santa Catalina de San Sebastián.

Un hombre observa los daños ocasionados en el puente de Santa Catalina de San Sebastián. EFE/Gorka Estrada

2008, daños inferiores

Otro de los peores temporales habidos en el Cantábrico, ocurrió el 11 de marzo de 2008, cuando, según ha precisado la meteoróloga de Aemet, los registros marítimos llegaron a 11,5 metros de “altura significante” de olas.

En aquel temporal de 2008 se podría situar el precedente más próximo a lo ocurrido ayer en San Sebastián, aunque los daños fueron algo inferiores.

Ese 11 de marzo de hace cuatro años se registraron olas de 9,5 metros de media en la costa guipuzcoana y picos de 11,5 medidos durante la pleamar en la bocana del puerto de Pasaia, que se saldó con unas 50 embarcaciones hundidas en el puerto de San Sebastián y la inundación de numerosos bajos y coches cruzados arrastrados por el agua en la Parte Vieja.

Olas de 13,7 metros en 2009

El 24 de enero de 2009, la boya francesa de Anglet, a 12 millas de Hondarribia (Gipuzkoa), midió una altura media de olas máximas de 13,7 metros, mientras que el 9 de noviembre de 2010 hubo mediciones de 9,8 metros durante un temporal acompañado de fuertes vientos que originó un gran socavón en la calzada del Paseo Nuevo, entre otros desperfectos.

Un hombre herido con una fractura de rodilla tras ser golpeado por una gran ola en el Paseo Nuevo, el 15 de diciembre de 2011, y cinco heridos en toda Euskadi al día siguiente por la acción de las olas y por caídas de objetos provocadas por las fuertes rachas de viento, son otras de las consecuencias sufridas en los últimos años por este tipo de catástrofes meteorológicas. EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com