CUMBRE CLIMA

La COP25 afronta con negociaciones “in extremis” su jornada final

EFE

Madrid, 13 dic (EFE).- La COP25 del clima de Madrid enfila sus últimas horas con negociaciones “in extremis” y con la posibilidad de tener que ir a la “prorroga”, al menos hasta la madrugada del sábado algo habitual en los 25 años de historia de estas reuniones internacionales.

Lo recordaba el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en una entrevista con la Agencia EFE cuando señalaba que las cumbres se cierran en el último momento y todavía es posible obtener resultados relevantes. Madrid no parece que vaya a ser la excepción.

Las “tensiones” en las negociaciones de la COP25, apuntaba este jueves la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera se centran en la disparidad de posturas de los delegados sobre el ritmo de su ambición climática y es que si hay dos palabras se ha repetido en estos 12 días de cumbre es la de “elevar la ambición, a pesar de que estos términos no se discutían en las negociaciones.

La regulación de los mercados de carbono (artículo 6 del Acuerdo de París) ha sido uno de los puntos angulares. Un acuerdo deseable, aunque no imprescindible en este momento según fuentes de las negociaciones, que consideran preferible la ausencia del mismo a un mal acuerdo.

Tampoco hay consenso todavía en los asuntos relacionados con los mecanismos internacionales de “pérdidas y daños” para ayudar a los países más vulnerables frente a la emergencia climática y con escasa capacidad de actuación para afrontarla solos.

El reconocimiento, por primera vez, de la importancia crítica de los Océanos como parte integral del sistema climático de la Tierra, tanto para la mitigación como para la adaptación seria -si finalmente se mantiene la redacción de los grupos de trabajo- uno de los logros, además de avances en los mecanismo de financiación.

Y es que “el tiempo se acaba” lema de esta conferencia, nunca ha estado tan presente en las intervenciones de los dirigentes políticos, científicos, empresarios y organizaciones ecologistas entre otros.

En menos de 20 días arrancará 2020 y con el nuevo año, la entrada totalmente en vigor del Acuerdo de Paris contra el cambio climático y con él los nuevos objetivos nacionales, al alza, de reducción de emisiones que deberán presentar los países.

También la UE, que desde la Comisión Europea, lanzaba esta semana en la fase ministerial su Nuevo Acuerdo Verde para alcanzar la descarbonización y neutralidad climática de carbono en 2050.

Organizada de manera “admirable” en apenas tres semanas -reconocía Guterres-, cuando estas citas se planifican habitualmente con un año de antelación, la COP25 de Madrid se prevé que quede como una cumbre que ha impulsado el multilateralismo frente a la crisis climática, ayudado a elevar la ambición e impregnar a todos los sectores.

Una cumbre que ya se conoce como la COP de Greta Thunberg, la joven activista sueca de 16 años en la que se centro la atención mediática, Greta se unió a la “Marcha por el Clima” y junto a r 500.000 personas en las calles de Madrid reclamó acción política ante la crisis y justicia climática.

Una COP en la que la delegación oficial de EEUU -principal emisor per cápita de CO2-, que ha solicitado formalmente su baja del Acuerdo de Paris, no ha tenido un papel destacado, algo que ha contrastado con la “delegación alternativa” al gobierno federal, para demostrar que son muchos los estadounidenses que todavía está ahí en la lucha climática.

Pero también ha sido la COP de Harrison Ford, Alejandró Sanz, Antonio Guterres, Pedro Sanchez Carolina Schmidt, Patricia Espinosa, Al Gore, Nancy Pelosi, Michael Bloomberg o John Kerry y otros muchos nombres anónimos que han elevado la voz por el Planeta y la COP de la Transición Justa, en la que, por cierto, se enfoca esta última y previsiblemente maratoniana sesión final. EFE
al

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com