La Coordinadora de Tindaya, cauta y vigilante ante el anuncio del Cabildo

DESARROLLO SOSTENIBLE

La Coordinadora de Tindaya, “cauta y vigilante” ante el anuncio del Cabildo

La Coordinadora de Tindaya, Tindaya. Archivo EFE/Carlos de Sáa

Puerto del Rosario (Fuerteventura)  (EFE).- La coordinadora para la protección de la montaña Tindaya ha tomado con cautela la decisión del Cabildo de Fuerteventura de dar carpetazo al proyecto escultórico de Eduardo Chillida y "vigilará" que se cumpla, por los intereses políticos y económicos que, a su juicio, han girado en torno a la obra durante estos años.

La pasada semana el consejero de Patrimonio Histórico del Cabildo de Fuerteventura, Andrés Briansó, de Podemos anunció a la prensa la decisión de la Institución insular de desistir del proyecto de Chillida, que consistía en vaciar parcialmente la montaña y crear un gran monumento a la Tolerancia.

Ahora. la postura del Cabildo se dirige a proteger los valores naturales y patrimoniales del lugar, tal y como llevan décadas exigiendo los grupos ecologistas, expertos de las universidades canarias y una parte importante de la sociedad isleña.

La decisión del Cabildo fue aplaudida por Ben Magec Ecologistas en Acción, en una postura que también han compartido los integrantes de la Coordinadora Montaña Tindaya, creada en su momento para exigir la paralización del proyecto del escultor vasco.

El portavoz de la Coordinadora, Jesús Giráldez, ha celebrado el cambio de rumbo que perciben en esta decisión del Cabildo, “ante la amenaza que implicaba el proyecto de Chillida sobre uno de los elementos más representativos del patrimonio natural e histórico”.

Giráldez ha hecho hincapié, durante la rueda de prensa, en el trabajo desinteresado de todas aquellas personas que, durante años, han defendido la montaña y se han impuesto a un proyecto que contaba con el beneplácito de gran parte de la política insular y canaria.

Ha recordado cómo la montaña de Tindaya ha sufrido desde hace más de cuatro décadas, primero a través de la extracción de piedras en la cantera y, más tarde, con el proyecto de Chillida, unos “daños irreversibles” sobre sus valores arqueológicos, geológicos y paisajísticos, con comportamientos que también han supuesto el “desfalco de más de 20 millones de euros de dinero público”.

Los miembros de la Coordinadora han señalado que se mostrarán “cautos y vigilantes” a partir de ahora con el rumbo que tomará el proyecto en la montaña y han anunciado que instarán al Cabildo de Fuerteventura y al Gobierno de Canarias a que se tomen “de inmediato” medidas que garanticen su protección.

Entre esas medidas contemplan fomentar las visitas guiadas y formativas, además de dos decisiones administrativas: la creación de un parque arqueológico en la zona “para el aprendizaje y disfrute de residentes y visitantes” y una nueva delimitación del Bien de Interés Cultural, hasta ahora restringido a la cima donde se encuentran los grabados podomorfos prehispánicos, y que contemplaría la montaña y los yacimientos adyacentes.

En 2014, por mandato de una sentencia, se delimitó a propuesta del Cabildo de Fuerteventura el Bien de Interés Cultural (BIC) de la montaña de Tindaya, pero restringido a los grabados de la cima, dejando desprotegida la mayor parte de este monumento, tal y como denunció ante los tribunales Ben Magec Ecologistas en Acción.

Giráldez no ha ocultado la sorpresa por la falta de una pronunciación oficial por parte del Cabildo majorero como institución, pero ha manifestado que quien lo ha hecho público, en alusión al consejero Andrés Briansó, “es quien tiene las competencias de Patrimonio Histórico”.

Sin embargo, los integrantes de la Coordinadora Montaña Tindaya, una de las más longevas del archipiélago, no descartan solicitar un pronunciamiento oficial por parte del grupo de gobierno del Cabildo de Fuerteventura, conformado por PSOE, Podemos y NC.

El portavoz de la coordinadora ha recordado que la postura del Cabildo viene avalada por el programa de gobierno del tripartito que apostaba por defender los valores naturales de la montaña.

La coordinadora tendrá este martes una reunión con el responsable insular de Patrimonio Histórico en la que le harán llegar una hoja de ruta. También está prevista una reunión con la directora general de Patrimonio Histórico del Gobierno canario, María Antonia Perera.

En 2016 el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Fuerteventura crearon la Fundación Canaria Monumento a la Tolerancia para respaldar el proyecto de Chillida, que consistía en vaciar la montaña y crear un gran monumento con una sala cúbica en su interior y con un túnel de acceso a media ladera y dos chimeneas verticales que dieran iluminación.

En la reunión, la Coordinadora preguntará por el estado en el que se encuentra la Fundación, también quieren saber en qué se ha empleado el dinero público que ha recibido y si se puede emplear en otros asuntos y han insistido en que “lo lógico es que se termine solicitando que desaparezca al no continuar con el proyecto de Chillida”. EFE

evs/jmr




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com