CONTAMINACIÓN

La contaminación por metales cierra parques infantiles de Miami

La contaminación por metales cierra parques infantiles de Miami Recurso de archiov

Miami (EE.UU.) (EFEverde).- La noticia de que el perímetro de un parque de Miami (EE.UU.) está contaminado con metales tóxicos reavivó el temor de los padres a llevar a sus hijos a jugar a este tipo de lugares después del cierre de otros cinco recintos infantiles de la ciudad en los últimos meses.

Luis Espinoza, portavoz del Departamento de Recursos Medioambientales del condado de Miami-Dade, explicó hoy que se detectó contaminación de elementos metálicos tóxicos en zonas del perímetro del parque Brothers to the Rescue Memorial, aunque éste permanece abierto, a pesar de que desconocen cuál puede ser su procedencia.

Contaminación y parques infantiles

Sin embargo, en el caso de los otros parques cerrados se apunta a que los metales pesados proceden de la actividad de un incinerador de basura clausurado en los años 70 en Coconut Grove, uno de los barrios más bellos y acomodados de Miami.

El año pasado saltó la alarma entre los vecinos, tras conocerse que se habían encontrado en parques de la zona trazas de sustancias cancerígenas de arsénico y metales pesados como el plomo, el cadmio y bario.

“La ciudad de Miami y el departamento de Recursos Medioambientales del condado Dade condujeron un estudio alrededor del punto donde hasta 1970 se quemaba la basura de la ciudad en la zona oeste de Coconut Grove”, confirmó a Efe Alice Bravo, gerente de la ciudad de Miami.

Por ese motivo se cerró el parque Blanche de Coconut Grove, que luego fue reabierto tras retirarse un banco de arena y colocarse un césped artificial. También se cerró el Billy Rolle Domino Park.

Bravo detalló que se tomaron muestras una milla a la redonda de este punto de incineración de basura y se encontraron cenizas no solo en Coconut Grove, sino en el parque Southside del Downtown de Miami, así como la vecina y próspera ciudad de Coral Gables, en los parques Douglas y el Merry Christmas.

 

“Revisando documentos de la propiedad, encontramos que en el lugar donde se asientan hoy estos dos parques (Douglas y Merry Christmas) habían sido comprados por la ciudad en los años 30 y allí se excavó para enterrar la ceniza del incinerador. Muchos años después la propiedad se convirtió en un parque”, detalló Bravo.

Para resolver la situación, además de conducir estudios sobre los niveles de metal en la tierra, las autoridades siguen un protocolo que consiste en retirar dos pies de tierra y sustituirlo por otra limpia.

Según la funcionaria, si más abajo quedan cenizas, éstas no suponen un riesgo para la salud, teniendo en cuenta de que estos residuos no se absorben por la piel ni se inhalan.

Bravo destacó que aun cuando lo más común para determinar la presencia de metales en el cuerpo humano son los exámenes de cabello, lo más acertado es recurrir a un examen especial de orina, y seguir las recomendaciones del Departamento de Salud del estado.

Preocupación de los padres

Pero los vecinos de Coconut Grove están preocupados por la existencia de estos restos de metales y la futura salud de sus hijos.

Down McCarthy, una vecina de Coconut Grove y quien ha llevado a diario durante los últimos cuatro años a su hija mayor al parque Blanche, es parte de un grupo de padres consternados por este asunto.

En entrevista con Efe McCarthy, cuya hija solía jugar en el banco de arena del parque, dijo que sometió a la niña a un examen de cabello y que el resultado arrojó altos niveles de metales en su cuerpo.

“Ella por ahora no tiene síntomas, pero qué pasará en el futuro. Nadie quiere para sus hijos que tengan restos de metales en sus órganos”, señaló.

Tanto ella como otros padres del vecindario han sido muy activos a la hora de demandar información a las autoridades sobre su actuación frente a este problema y muchos de ellos, como McCarthy, han dejado de frecuentar el parque.

Evaluación del riesgo

Por su parte, la doctora Kendra F. Goff, toxicóloga del Departamento de Salud de Florida, dijo a Efe que ese organismo realizó una evaluación de riesgo para la salud humana en el parque Blanche basado en los actuales niveles de las sustancias químicas en el suelo y se encontró un nivel bajo de contaminación de antimonio en las aguas subterráneas del parque.

Goff señaló que aunque actualmente no están disponibles datos del suelo en el pasado, los datos actuales pueden dar una idea, y si los niveles de las sustancias químicas fueron similares el riesgo para la salud humana es mínima y poco probable de causar una enfermedad.

La especialista explicó que sobre la base de un escenario probable de exposición para niños o adultos, esto es, una ingestión incidental de suelo durante 250 días al año, durante un periodo de 14 ó 30 años, los niveles de los productos químicos no plantean un riesgo para la salud.

“Mientras se planifican acciones para limpiar la contaminación del medio ambiente, no se necesitan más acciones para proteger la salud pública en este momento. Cualquier inquietud respecto a la salud debe ser dirigida al médico de atención primaria”, afirmó.

Pero McCarthy y otros padres de la zona no sienten que la respuesta haya sido la adecuada y consideran que las autoridades de la ciudad deberían ofrecer los exámenes más exhaustivos para saber si una persona está contaminada con metales. EFEverde

 

 

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies