La construcción de la “Celda 30”, nuevo reto del Cabril en su 20 cumpleaño

La construcción de la

El almacén de residuos de baja y media actividad de El Cabril, en la Sierra Albarrana cordobesa, cumple veinte años con el proyecto a corto plazo de construir una segunda estructura para albergar desechos de muy baja actividad, la llamada "Celda 30".

Hasta la puesta en marcha de El Cabril, la antigua Junta de Energía Nuclear (JEN) era la encargada de almacenar y gestionar los residuos radiactivos que se generaban en hospitales, industrias y centros de investigación.
En una entrevista con Efe, la directora de El Cabril, Eva Noguero, explica que “Celda 30” es la segunda de las cuatro nuevas estructuras de almacenamiento proyectadas para los residuos de muy baja actividad (la primera se bautizó “Celda 29”).
Para ello, El Cabril ha presentado ya la documentación requerida al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y al Ministerio de Industria, que deben conceder el visto bueno.

Actualmente, El Cabril se encuentra en torno al 66 % de su capacidad de almacenamiento para residuos de baja y media actividad, y al 10 % de la primera estructura complementaria para los de muy baja actividad.

En 2012, el almacén de residuos nucleares prevé la llegada de casi 3.000 metros cúbicos de desechos (casi el doble que en 2011) debido al desmantelamiento de la planta de José Cabrera (Zorita) y la retirada de basura generada en dos incidentes en acerías que ocurrieron hace varios meses.

 

Construir Celdas

El proyecto de construir las “celdas”, opina el físico nuclear e investigador del Ciemat Francisco Castejón, está “bien” siempre que haya un riguroso control sobre qué tipo de residuos se caracterizan como de muy baja actividad.
A juicio de Castejón, que también es portavoz en temas nucleares de la ONG Ecologistas en Acción, cuando se construyó El Cabril se “infravaloró” su capacidad, de ahí la necesidad de estos nuevos módulos que almacenan todo tipo de materiales, desde escombros a polvo etcétera.
La directora del centro añade, por otro lado, que entre las ventajas que ha aportado la infraestructura, con un presupuesto anual en torno a los 14 millones de euros, destaca el mantenimiento del empleo y la relación con los municipios del entorno, que al principio “tenían recelo”.
Por otro lado, el físico nuclear Francisco Castejón opina que el principal problema de El Cabril reside en su ubicación, en una zona de valor ecológico y que se encuentra “muy alejado de la mayoría de las instalaciones” que producen residuos.
De todos modos, Castejón cree que el funcionamiento de El Cabril “no ha sido malo ni ha generado graves problemas”, pero tampoco ha creado mucho empleo y las denominaciones de origen, sobre todo del aceite y las naranjas, “están muy lastradas por el cementerio nuclear, según sus productores”.
La construcción del Cabril supuso en su momento una inversión de unas 7.500 millones de las antiguas pesetas, junto a otros 2.000 millones para la adecuación y mejora de las carreteras.

Datos de 2011

El año pasado, el almacén recibió 1.956,55 metros cúbicos de residuos -684,43 de baja y media actividad y 1.272,12 de muy baja actividad-.
En cuanto a la procedencia de los mismos, la mayor parte de ellos (1.859 metros cúbicos) procedieron de centros nucleares y el resto (95 metros cúbicos) de instalaciones radiactivas.
En sus veinte años de vida, el Programa de Vigilancia Radiológica Ambiental nunca ha detectado impacto radiológico en el entorno.
En ese periodo se han tomado unas mil muestras anuales de agua, aire, sedimentos, vegetación, pesca y caza y, en el caso de los alimentos se analizan la miel de Hornachuelos y la carne de oveja de Fuente Obejuna. EFE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies