La Conselleria declarará como plaga al Tomicus y obligará a su tratamiento

La Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente ultima una orden que declarará como plaga al insecto perforador Tomicus, que afecta a los pinares, y obligará a su tratamiento, para reforzar las actuaciones que la Conselleria está desarrollando.

Según han informado fuentes de la Generalitat, la orden que prepara la Conselleria declarará la presencia del Tomicus en los pinares de la Comunitat Valenciana como plaga forestal y exigirá su tratamiento, que será declarado obligatorio y de utilidad pública, con independencia de la propiedad de los terrenos.

Esta decisión ha sido confirmada por la directora general del Medio Natural, Salomé Pradas, tras la reunión técnica de seguimiento y coordinación de la plaga, celebrada esta mañana, donde se ha hecho balance de las actuaciones efectuadas y se han planteado otras futuras acciones.

Así, se ha establecido un protocolo que permita a las Direcciones Territoriales dictar autorizaciones que simplifiquen administrativamente la actuación contra la plaga por parte de propietarios privados y Ayuntamientos.

El objetivo de estas medidas es acelerar la actuación en aquellos lugares más prioritarios y frenar el avance de una plaga que está afectando a distintos puntos de la geografía valenciana como consecuencia de la sequía.

Además, las direcciones territoriales se encargarán de informar a consistorios y particulares sobre los pasos a seguir si se detecta el Tomicus, mientras Conselleria está actuando con el fin de disponer de cuatro unidades de trabajo que se desplacen a los lugares donde los técnicos hayan detectado focos de la plaga.

La primera actuación de Conselleria está siendo el uso de 130 trampas con feromonas, instaladas en distintos municipios, que se ampliarán en sesenta unidades más la próxima semana.

Además, se está procediendo a retirar los árboles afectados de los Parques naturales de Turia y Sierra Calderona, como también de aquellas zonas declaradas como focos activos de la plaga.

Estos árboles deberán ser retirados antes de que la nueva generación de insectos adultos salga de su interior, y por tanto se trata de un proceso limitado en tiempo que debe ser realizado de acuerdo con la biología del insecto.

Por otro lado se van a desarrollar puntos cebo, donde se utilizarán árboles vivos recién cortados que atraigan a los insectos, evitando que éstos se dirijan a ejemplares en pie, y que deberán ser renovados cada 6 semanas, para contar con material fresco, más atractivo para los insectos, en todo momento.




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies