La competición de esperma favorece la muerte masiva de marsupiales

La competición de esperma favorece la muerte masiva de marsupiales

La competición del esperma impulsa la "reproducción suicida" en algunos marsupiales australianos y, en menor medida, en los sudamericanos, según un estudio divulgado hoy en Australia.

Una quinta parte de las especies insectívoras de marsupiales se reproduce con semelparidad, método que registra una mortalidad de los machos tras la copulación y que hasta ahora se atribuía a un acto de altruismo hacia las crías ante la escasez de alimentos.

La investigación, liderada por la bióloga de la Universidad de Queensland, Diana Fisher, encontró que el estrés extremo y fallos en la producción de corticosteroides llevan al colapso del sistema inmunológico, infecciones y hemorragias internas que causan la muerte de estos animales.

Los machos de marsupial semélparos, que son inmaduros para la reproducción la mayor parte de su vida, cierran los testículos antes de aparearse por lo que deben utilizar los espermatozoides almacenados en el epidídimo.

“Esto les provoca ganas urgentes de aparearse y explica porqué el período reproductivo es tan frenético. Cada copulación dura entre doce y catorce horas y deben hacerla una y otra vez”, comentó Fisher a la cadena local ABC.

La bióloga explicó que aunque algún macho de estos marsupiales logra sobrevivir al período reproductivo, éste no sería fértil por el resto de su vida.

 

Medio centenar de especies de marsupiales

Una cría de canguro realiza su primera incursión por las ramas de los árboles junto a su madre.

Una cría de canguro realiza su primera incursión por las ramas de los árboles junto a su madre. EFE/JOE CASTRO

El estudio, que analizó a 52 especies de marsupiales de Australia, Papúa Nueva Guinea y Sudamérica, descartó teorías previas que vinculaban esta mortalidad a la falta de alimentos ante la naturaleza promiscua y la falta de instinto de territorialidad de estos animales.

“Los puntos máximos de disponibilidad de alimentos coinciden con períodos reproductivos más cortos, ya que las hembras coordinan el ciclo reproductivo para hacerlo coincidir con la máxima abundancia de comida mientras cuidan a sus crías”, explicó Fisher.

Los investigadores también descubrieron que las hembras de las especies con una mayor mortalidad de sus machos han acortado aún más la etapa reproductiva de lo que exige la disponibilidad de alimentos, lo que agrava aún más la competición entre los machos.

“Los machos no compiten físicamente sino que lo hacen con su esperma en el sistema reproductivo de la hembra”, dijo Fisher, según la cual, los descendientes de los ejemplares que superan esta competición tienen mayores probabilidades de sobrevivir.

“Es la presión impuesta por las hembras con su restricción del tiempo de reproducción y aliento de la competición entre esperma que lleva a los machos a la semelparidad”, dijo la bióloga.

“Utilizando toda su energía en una única temporada reproductiva da ventaja a los machos en su competición de esperma, lo que en términos de reproducción es valioso aunque ellos mueran”, concluyó Fisher.

Según la experta, la única manera de que los machos puedan sobrevivir es que se desarrollen sin estar expuestos a las hormonas de las hembras que les impulsa a esta urgencia frenética por aparearse. EFEVERDE

 

 




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies