La colonia gaditana de Ibis Eremita, clave para su recuperación

La colonia gaditana de Ibis Eremita, clave para su recuperación

Una veintena de pollos de Ibis Eremita, un ave que estuvo extinguida durante cinco siglos en Europa y que formó hace tres años su primera colonia estable en Cádiz, han sido anillados en los acantilados de la Barca de Vejer (Cádiz) para estudiar el desarrollo de la especie.

Esta actuación, que se enmarca dentro del programa de recuperación impulsado en 2003 por la Junta de Andalucía y el Zoo Botánico de Jerez, permitirá, mediante la anilla metálica que las aves portarán en la pata, conocer las migraciones, longevidad, mortalidad, población y alimentación de estos animales catalogados como en grave peligro de extinción.

La Junta de Andalucía recuerda que 15 parejas de Ibis Eremita han nidificado este año en el tajo de la Barca de Vejer, en la comarca gaditana de la Janda, según los censos elaborados por la Consejería de Medio Ambiente.

Asimismo, durante esta campaña, han volado un total de 17 pollos, los cuales han sido anillados antes de abandonar el nido para tenerlos perfectamente identificados y poder controlarlos en el campo, una vez que comienzan a abandonar la zona de cría.

Resultados esperanzadores

Gracias a este programa, que cuenta con el asesoramiento científico de la Estación Biológica de Doñana y del grupo Internacional de Expertos en Ibis Eremita, se ha logrado el asentamiento de más de 70 aves en libertad en la provincia de Cádiz y la nidificación de 15 parejas.

Este hecho supone, según la Consejería, un hito en la conservación de una de las aves más amenazadas del planeta, ya que sólo existen parejas reproductoras de esta especie en Marruecos y en Siria.

Estas incipientes poblaciones de ibis, especie única en Europa, están sirviendo como “un atractivo más a un turismo muy especializado en la observación de aves y fotografía de la naturaleza”, denominado “turismo verde”, una de las alternativas más claras para el desarrollo socioeconómico de los habitantes de los municipios que integran estos enclaves protegidos, según la Junta.

Sobre el Ibis Eremita

El Ibis Eremita (Geronticus eremita) es un ave colonial, con un tamaño medio de 70 a 80 centímetros de altura, que habita en zonas áridas o semiáridas de estepas, pastizales y campos de cultivo y que tiene su refugio en cortados y acantilados costeros.

Los tratamientos químicos de las superficies de agricultura, la creación de embalses o incluso su caza para convertirse en comida de pastores favorecieron la progresiva desaparición de esta especie que se alimenta de insectos y pequeños invertebrados y que son un ejemplo de igualdad, pues tanto los machos como las hembras participan en la incubación de los huevos y en el cuidado y alimentación de los pollos. EFE

pgu/ja




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com