La CE diseña un “sistema de gobernanza” para cumplir el objetivo de renovables

La CE diseña un

La Comisión Europea (CE) ha diseñado un nuevo "sistema de gobernanza" para cumplir el objetivo vinculante a nivel comunitario sobre renovables, que establece que para el año 2030 estas fuentes deberán representar el 27 por ciento de la energía consumida en la Unión Europea.

El objetivo, presentado hoy por el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, será vinculante a nivel comunitario pero sin obligaciones nacionales, por lo que la Comisión establecerá un sistema de gobernanza “basado en el diálogo y en los esfuerzos conjuntos”, según fuentes de la CE.

Con este nuevo sistema, cada Estado miembro deberá elaborar y presentar ante la CE un plan de energía “competitiva, segura y sostenible”, y posteriormente la Comisión comprobará si con la suma de todos los programas nacionales se cumple la meta del 27 por ciento de renovables.

En caso negativo, los planes tendrán que ser revisados “con esfuerzo y diálogo” hasta que se alcancen los porcentajes marcados a nivel comunitario y, si finalmente no hay acuerdo, la Comisión podrá tomar medidas legislativas.

De este modo, cada Estado miembro decidirá cómo afrontar los objetivos de renovables y de reducción de emisiones, aunque deberá cumplir la legislación ya existente así como las Directivas europeas.

La CE, además, pretende que estos planes sean consensuados por regiones, que los países trabajen conjuntamente y que se pongan en marcha acuerdos “estratégicos”.

Según Barroso, se ha escogido una fórmula que da flexibilidad a los Estados miembros porque el método de fijar objetivos nacionales “no ha dado buenos resultados en el pasado”.

Indicadores “claves”

Otra de las propuestas para elevar el consumo de renovables y reducir las emisiones de CO2 es el desarrollo de indicadores “clave” que supervisen el mercado de la energía.

La Comisión planea medir el diferencial de los precios de la energía entre la Unión Europea y otros países del entorno; la cuota de energía producida en la UE o la diversificación de las importaciones, para conocer y evaluar el progreso de los objetivos.

18.000 millones de ahorro anual en combustibles

La disminución de las emisiones y el aumento de las renovables obliga a que los países afronten unos “costes energéticos” que, según fuentes de la CE, supondrán unas inversiones adicionales de 38.000 millones de euros anuales hasta el 2030.

En todo caso, estas inversiones son “necesarias” para renovar un sistema energético “envejecido” y se verán compensadas por el ahorro en combustibles.

La CE calcula que para 2030, con el aumento de las fuentes renovables, se habrán reducido las importaciones de combustibles fósiles en un 11 por ciento, lo que supondrá un ahorro anual de 18.000 millones de euros. EFE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com