La calefacción del futuro, ecológica y más barata gracias a la biomasa

ENERGÍA BIOMASA

La calefacción del futuro, ecológica y más barata gracias a la biomasa

La calefacción del futuro, ecológica y más barata gracias a la biomasa Distintos tipos de biomasa en ExpoBiomasa 2014. EFE/Beatriz Pérez

Llega el invierno y con él se ponen en marcha radiadores y chimeneas, que provocan no sólo un mayor desembolso en las facturas por calefacción sino también un aumento en el consumo de combustibles fósiles..., unas consecuencias que puede atenuar el uso de biomasa en el hogar.

La preocupación económica y medioambiental del cliente está facilitando que la biomasa entre de lleno en los hogares más allá de los sectores industrial y forestal, tal y como ha demostrado la feria ExpoBiomasa 2014 en Valladolid, que ha dedicado gran parte de su superficie a calderas, estufas e incluso cocinas alimentadas con “pellets” y otros materiales de biomasa – astillas, pedazos de madera, etc.

Aunque los expertos insisten en que a corto plazo el gas seguirá siendo la fuente energética más consumida en España, la combustión de serrines irrumpe en el mercado como opción “limpia y 100 % natural que garantiza un abastecimiento continuo gracias a una buena gestión de los bosques”, según los proveedores.

Este aprovechamiento de recursos locales, además de ayudar a prevenir incendios forestales, “confiere valor ambiental y económico a los territorios”, al ayudar a la independencia energética frente al abastecimiento externo además de crear puestos de trabajo.

“Hoy, la eficiencia energética no es nada si no va acompañada de ahorro de dinero”, ha lamentado el representante de la empresa de biomasa Herz, por lo que es importante que los consumidores particulares sientan este ahorro en sus bolsillos.

Calderas y estufas de biomasa “garantizan un 30 % menos de derroche en la factura” y “un 50 % respecto al consumo de combustibles fósiles” según un estudio de la Asociación de Empresas de Redes de Calor y Frío (ADHAC).

Uno de los modelos de estufas de biomasa, expuestos en la feria. EFE/Beatriz Pérez

Estufa de biomasa, expuesta en la feria. EFE/B.P.

Los aparatos cuestan entre 800 y 4.000 euros dependiendo de marcas y prestaciones, mientras que su abastecimiento con sacos de “pellets” de unos 15 kilogramos cuesta una media de 4 euros, según la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom).

Los consumidores españoles tienen la ventaja de “disponer de ‘pellets’ naturales como huesos de aceituna o cáscaras de almendra”, que abaratan su precio al reducir costes de transporte, como explica la ponente de Axpo Iberia, Belén Alejandre.

Sin embargo, “la biomasa es aún muy desconocida”, se queja el representante de la empresas austríaca Rika, “y el problema es explicar que se trata de una inversión porque el dinero se recupera en la factura”.

Mediombiente, diseño y tecnología

Los factores que deben tenerse en cuenta y que, de hecho, más influyen en la decisión de instalar un sistema de biomasa son “la eficiencia y la salida de humos, así como el servicio técnico y las diferencias entre marcas”, aconseja este especialista.

Otro modelo de energía limpia 100% EFE/Beatriz Pérez

Otro modelo de energía limpia 100% EFE/B.P.

Interesa también el intervalo de mantenimiento y extracción de cenizas, “casi el único inconveniente de la biomasa en el hogar” según la empresa Lsolé, pero también el tamaño y adaptación al entorno que se pretende climatizar.

El perfil característico del comprador particular es  “un cliente que ya tenía estufa de carbón y por ideología no quiere vincularse al gas o al petróleo, sino utilizar productos del entorno en una especie de vuelta a los orígenes…, aunque cada vez se buscan calderas más automatizadas”, según los estudios de la empresa Harsgassner.

La unión del medioambiente con la tecnología es una tendencia destacada este año, ya que “triunfan los aparatos regulables o que puedan controlarse mediante la tableta o el teléfono inteligente”, han coincidido los comerciales de Herz y Ecoforest.

Para que el consumidor “pierda el miedo a la biomasa, España debe poner en práctica más políticas de financiación e incentivos”, ha sugerido el representante de productos austríacos Andreas Baumgarter, quien afirma que Andalucía, Galicia y Cataluña lideran esta iniciativa.

El Monasterio de Silos (Burgos), la Abadía de Montserrat (Barcelona), la Universidad de Valladolid y el Hotel Balneario de Villa Olmedo (Valladolid) son algunos modelos de edificios que ya han incluido la biomasa en su calefacción. EFE/Beatriz Pérez




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com