CONFERENCIA CLIMA

La ausencia de economía circular hace insuficiente la lucha climática actual

clima Archivo.EFE/ Antonio Lacerda

El camino actual es insuficiente y no conducirá al planeta a los objetivos definidos en el Acuerdo del clima de París, según advirtieron varios líderes mundiales durante una conferencia digital organizada este jueves en Países Bajos para subrayar “el papel crucial” de apostar por una economía circular.

Durante su primera jornada, el Foro Mundial de Economía Circular + Clima (WCEF), organizado por las autoridades neerlandesas y el Fondo de Innovación de Finlandia Sitra, sirvió para lanzar alertas de que la economía circular es “un factor determinante para lograr los objetivos climáticos” y una “parte inextricable de la solución” al calentamiento global.

“La forma en la que usamos y reutilizamos los productos puede representar hasta el 45 % de las reducciones de emisiones que necesitamos“, subrayó Carolina Schmidt, ministra de Medio Ambiente de Chile y presidenta de la COP25, la conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático de 2019, que se celebró en Madrid bajo presidencia chilena.
El uso más inteligente de materias primas, una mayor reutilización de bienes y un mejor reciclaje podrían representar una reducción del 20 por ciento en las emisiones de CO2 en todo el mundo.

CAMBIOS A LA HORA DE PRODUCIR Y CONSUMIR

Durante la WCEF, se debatieron temas como la importancia de cambiar los patrones de producción y consumo para la acción climática y para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y las oportunidades para lograr mejores empleos en el reciclaje de productos electrónicos y plásticos en los países en desarrollo.

“Los asistentes a la conferencia reconocen que aún queda mucho por hacer, pero también enfatizan que la consulta conjunta juega un papel crucial en catalizar, escalar y acelerar las acciones”, resumieron los organizadores del evento.

También se habló sobre cómo involucrar más a los jóvenes en la formulación de políticas sobre temas que afectarán su futuro y la importancia de vigilar el progreso en la transición a una economía circular, con el objetivo de orientar mejor las políticas y acciones y minimizar el “greenwashing” o blanqueo ecológico.

Entre los participantes, se encontraban ministros de decenas de países, representantes de alto nivel de la ONU y de grandes empresas y start-up como Accenture, Averda, Morgan Stanley, Philips y Rabobank.

La ministra finlandesa de Medio Ambiente y Cambio Climático, Krista Mikkonen, señaló que “un acuerdo internacional sería una herramienta importante para promover el uso sostenible de los recursos naturales y promover la economía circular” y cree que “una de las causas fundamentales” del calentamiento global y la pérdida de biodiversidad es que se usan los recursos naturales “de forma insostenible”.

“¿Estamos haciendo lo suficiente? La respuesta es no”, dijo Kitty van der Heijden, directora general de Cooperación Internacional en el Ministerio de Exteriores de Países Bajos.
En su opinión, “estamos perdiendo grandes oportunidades“. Y recordó que “la circularidad es integral para lograr los objetivos climáticos” prometidos en el Acuerdo de París.

LEJOS DE LOS OBJETIVOS DEL ACUERDO DE PARÍS

La secretaria ejecutiva de la ONU para el Cambio Climático, Patricia Espinosa, recordó: “está claro que los niveles actuales de ambición climática no nos colocan en el camino hacia el cumplimiento de los objetivos de los Acuerdos de París”.
Por ello, instó a todas las partes “a ver cómo en los próximos meses pueden aumentar sus ambiciones”.

“Simplemente no podemos permitirnos más demoras ni nuestro camino actual. La economía circular juega un papel definido en esto. Debe expandirse si queremos reducir las emisiones en todos los sectores, ya que es un componente esencial para lograr la neutralidad climática”, añadió, en un mensaje grabado en vídeo.

Las industrias del plástico, de los sistemas alimentarios o la textil deben “diseñar de forma circular”, advirtió la vicesecretaria general de Naciones Unidas, Amina J. Mohammed, que lanzó un mensaje a estos sectores: “Necesitamos toda vuestra ayuda”.

La circularidad va más allá del reciclaje de residuos: una economía circular implica utilizar las materias primas de manera “más inteligente y cuidadosa, evitando el desperdicio y la contaminación”, lo que podría hacerse estimulando la economía colaborativa, como el automóvil compartido, o mediante la reutilización inteligente de materiales.

“Los acuerdos comerciales deben tener en cuenta los intereses especiales de los países en vías de industrialización. Si la economía circular se convierte en la base, ¡podemos matar dos pájaros de un tiro!”, añadió Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea.

Janez Potocnik, copresidente del Panel Internacional de Recursos de la ONU, consideró que “las políticas climáticas actuales comienzan por el final y no por el principio: buscan mejorar productos, como los coches, en lugar de trabajar en hacer que los sistemas (actuales) sean más eficientes, por ejemplo, con la movilidad compartida”. EFE




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com