NATURALEZA DEPORTE

Juan Sin Miedo: Entiendo mi deporte con responsabilidad hacia la naturaleza

  • Fue el primer hombre en llegar en bicicleta a la Antártida sin asistencia

  • Su siguiente reto será atravesar el desierto de Atacama en 33 días

Juan Sin Miedo: Entiendo mi deporte con responsabilidad hacia la naturaleza Juan Menéndez durante su visita a la Agencia Efe. EFE/Ángel Díaz

Causar el menor impacto posible es la única manera de hacer compatible el deporte de aventura con la conservación del medio ambiente, "yo lo entiendo como una responsabilidad", asegura a Efe Juan Ménendez, más conocido como Juan Sin Miedo.

Este asturiano de 33 años saltó a la fama en 2014, cuando tras 46 días pedaleando en solitario con su bicicleta de montaña y sin asistencia llegó al Polo Sur, y se convirtió en la primera persona del mundo que lo hacía en esas condiciones.

No era su primera expedición, ya que antes había cruzado con su bicicleta el continente australiano o el helado lago Baikal, y pedaleado por la Amazonía, por Groenlandia, las llanuras africanas, las estepas de Siberia o las cordilleras andinas.

Un privilegio y una responsabilidad

“Es un privilegio conocer lugares tan maravillosos y vivir experiencias, algunas complicadas y otras muy gratificantes, en la naturaleza, es todo un regalo”, ha asegurado Juan, cuyo sueño es “poder vivir algún día de esto”.

Juan entiende este deporte como una responsabilidad; “tenemos que cuidar nuestro planeta, en especial estos lugares tan vírgenes”, y por ello en cada conferencia “me esfuerzo en comunicar a la gente la belleza de los lugares donde he estado y la importancia de preservarlos”.

Deporte sin impacto

A los deportistas como él les corresponde, ha afirmado, “causar el menor impacto posible, que después de que hayas pasado por ese sitio no se sienta que has pasado, no dejes tu huella, ni tu marca, ni tu basura”.

“Cuando dejamos un plástico, la naturaleza se está acordando durante décadas de que lo has dejado ahí”, ha insistido Juan, quien no es partidario de las prohibiciones, pero sí de que los organismos competentes encuentren la fórmula para regular las actividades que puedan causar daño al medio ambiente.

Para Juan Menéndez, “por supuesto que hay deportes compatibles con la naturaleza, e invito a la gente a que salga ahí fuera y disfrute del aire libre, pero siempre con responsabilidad y causando el menor impacto posible”.

El cambio climático

Se ha mostrado preocupado por el cambio climático, que ha tenido la oportunidad de comprobar en persona en dos viajes que realizó a Groenlandia para preparar su expedición al Polo Sur.

“La Antártida no me decepcionó, cumplió las espectativas, pero en Groenlandia sí se notan ya los efectos, cómo se descongelan los glaciares, cómo los hielos retroceden cada año”, se ha lamentado, “y en los fiordos ya no se congela el agua y los habitantes, que antes pasaban sin problema a la otra orilla, ahora no pueden hacerlo”.

En su opinión, esto refleja que nuestro planeta está cambiando por lo que le estamos haciendo, “ya no hay duda de eso”, ha aseverado, y la gente “se tiene que dar cuenta de lo que tenemos ahora y de lo que vamos a dejar a generaciones futuras”.

Una expedición comprometida

Para él, llegar al Polo Sur fue “la mayor hazaña, la máxima expresión del mundo de la exploración”, a pesar de haber soportado sensaciones térmicas de hasta 75 grados por debajo de cero, en la soledad más absoluta.

“Te tienes que convertir en un explorador polar -ha explicado- y eso requiere mucha preparación, también de I+D, ya que todo cuenta, el tipo de bici, las diferentes condiciones de la nieve, las variaciones climáticas (…) y una expedición con autonomía es muy comprometida”.

Rumbo a Atacama

Juan ha visitado la Agencia Efe para hablar de su próximo reto, cruzar el desierto de Atacama en 33 días, un total de 1.700 kilómetros entre Arica y Copiapó, donde pedaleará a 5.000 metros de altitud y soportará temperaturas superiores a los 40 grados centígrados.

El pasado sábado partió hacia Chile, donde durante dos semanas deberá hacer aclimatación y adaptación física a las duras condiciones en las que realizará su hazaña, ya que tendrá que enfrentarse al mal de altura y al calor extremo, con oscilaciones térmicas de hasta 30 grados entre el día y la noche, y remolcar entre 50 y 60 litros de agua.




Secciones:        
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies