CUMBRE CLIMA

COP26 / Jornada 4: Las delegaciones afrontan la transición energética, concepto clave

Recurso de archivo. EFE/EPA/FELIPE TRUEBA

Más de 40 países se han adherido hoy a una declaración para terminar con las centrales térmicas de carbón y apoyar las energías renovables, mientras otra veintena de países e instituciones se comprometía a dejar de financiar combustibles fósiles en el extranjero a finales de 2022 y dar prioridad a la “transición hacia energías limpias”, en un jueves donde el concepto clave ha sido el de transición energética.

LA JORNADA: El despliegue progresivo de las fuentes renovables ha llevado al presidente de la COP26, Alok Sharma, a sentenciar que “el fin del carbón está a la vista”, aunque hay opiniones divergentes sobre lo que puede considerarse energía limpia.

Así, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi, ha defendido que la nuclear es “la más limpia” porque no desprende gases de efecto invernadero y ha explicado que es “imposible” descarbonizar el sistema energético de aquí a 2040 sin contar con ella, pues aporta el 10 % de la electricidad mundial.

En medio de este debate, la ministra y vicepresidenta tercera de España Teresa Ribera ha advertido de que la transición energética no se puede hacer de cualquier manera y ha propuesto “construir un capitalismo inclusivo” en el que “el bienestar de todos los ciudadanos esté en el centro de esta discusión” con medidas sociales, justas y solidarias.

LA FRASE: “No sirve de nada un Ministerio de Medio Ambiente si en agricultura, infraestructuras, educación, políticas pesqueras o comerciales siguen desarrollándose las políticas de siempre”, ha indicado el biólogo y portavoz de Ecologistas en Acción, Jaume Grau, quien, como otros ecologistas, ha mostrado su desconfianza ante los acuerdos que surjan de Glasgow porque los dirigentes de los países participantes “hasta ahora no han cumplido lo que pactan”.

EL DETALLE: Aunque todos piden “más ambición en los objetivos climáticos” -hoy lo ha hecho por ejemplo el negociador jefe de la Comisión Europea, Jacob Werksman-, la credibilidad de los líderes internacionales respecto a su compromiso ambiental ha sido cuestionada con datos como los 400 aviones privados de políticos y financieros que no viajaron en líneas comerciales -menos contaminantes- para asistir a la cumbre o el séquito de 85 coches -ninguno de ellos eléctrico, ni siquiera híbrido- que ha acompañado al presidente de EEUU Joe Biden.

Y hoy ha perdido otro punto tras conocerse que el martes por la noche, finalizada su rueda de prensa en la cual llegó a clamar que el mundo “se dirige al Juicio Final” sin más medidas contra el cambio climático, el primer ministro británico Boris Johnson voló en jet privado a Londres para divertirse en la cena de un club exclusivo con sus antiguos compañeros del diario ‘Daily Telegraph’.

LA AGENDA: En un guiño a las organizaciones juveniles de protesta en defensa del clima, que suelen convocar sus concentraciones los viernes, la cumbre anuncia que mañana dedicará la jornada a los jóvenes y al empoderamiento público, dando voz al diálogo intergeneracional y a la ciudadanía. EFEverde

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com