OCEANOGRAFÍA MUJER

Jimena Quirós, luchadora y científica pionera en oceanografía en España

Jimena Quirós, luchadora y científica pionera en oceanografía en España Foto: Hemeroteca Nacional. Jimena Quirós (sentada) Federación Internacional Mujeres Universitarias

El Instituto Español de Oceanografía (IEO), con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), está llevando a cabo un proyecto de divulgación para poner en valor el papel de la mujer en las ciencias marinas, tanto actuales como del pasado, entre las que destaca la que puede considerarse como primera oceanógrafa de España, Jimena Quirós Fernández-Tello (1899-1983 Almería-Madrid), que tuvo que luchar toda su vida para poder ejercer su profesión.

 

En septiembre de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 11 de febrero el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y alertó de que, “pese a que las posibilidades de progreso científico y tecnológico, las mujeres y las niñas están casi ausentes en estos campos, especialmente en lo que se refiere a la creación y toma de decisiones”. Desde entonces, investigadoras e investigadores del IEO vienen reivindicando la igualdad de género en la ciencia con motivo de esta efemérides hasta que, este año, gracias al apoyo de FECYT, surgió el proyecto “Oceánicas: la mujer y la oceanografía”, coordinado por Ana Morillas, científica del Centro Oceanográfico de Baleares del IEO.

 

 

Gracias a una investigación en el marco de este proyecto salió a la luz la vida y obra de Jimena Quirós, que en 1921 se convirtió en la primera científica contratada por el IEO.

 

El oceanógrafo y periodista, Pablo Lozano, fue el encargado de investigar la trayectoria científica de Quirós Fernández-Tello, la primera mujer en embarcar en una campaña oceanográfica en España y la primera en firmar un trabajo científico en ciencias marinas.

 

La científica destacó además por su militancia política y por su lucha por los derechos de la mujer, lo que le costó su cese como funcionaria en 1940 al finalizar la Guerra Civil.

 

“Investigando la historia de la mujer en la oceanografía en España, dimos con un artículo de Juan Pérez de Rubín, investigador del Centro Oceanográfico de Málaga del IEO y gran conocedor de la historia de la oceanografía en España, en el que hablaba de la primera generación de mujeres que trabajaron en el IEO, entre las que se citaba a Jimena y se daban algunos datos”, explicó Pablo Lozano a EFE.

 

“Buceando un poco en internet y gracias a que recientemente se había digitalizado el archivo de la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE), institución que le dio una beca a Jimena en 1926 para estudiar en EEUU, encontramos un currículum suyo hasta esa fecha”

 

Gracias a este documento, Lozano descubrió que Jimena empezó en 1920 como becaria en el IEO y, en septiembre de 1921, se licenciaría en Ciencias con premio extraordinario en la Sección de Naturales. Ese mismo año participaría en una campaña oceanográfica organizada por el IEO a bordo del buque Giralda (el que fuese yate del rey Alfonso XII) que duró un mes y recorrió las costas españolas del Mediterráneo. De esta forma Jimena se convirtió en la primera mujer en embarcar en un barco de investigación y, al final de ese mismo año, entró ya como funcionaria en el IEO.

 

En 1923 publicó en el Boletín de Pescas del IEO el que sería el primer artículo científico en el ámbito marino que firmaba una mujer en España, titulado: “Algunos moluscos comestibles de la provincia de Málaga”. En este trabajo describió la biología, la abundancia y distribución de más de 40 especies en la Bahía de Málaga. Además, “Jimena ya se adelantó a alertar en su trabajo sobre el agotamiento de los caladeros de especies muy abundantes desde hacía unos años como las vieiras o pelegrinas (Pecten jacobeus y P. máxima) y los ostiones (Ostrea edulis) y apuntó que estos caladeros hubiesen sido, de estar regularizada su pesca y respetado el tiempo de veda, una fuente de ingresos considerable”, subrayó Lozano.

 

Desde 1924 Jimena ejercía de vicepresidenta de la Asociación Juventud Universitaria Femenina, pero fue a su vuelta de EEUU cuando se intensificó su participación. En 1928, España había sido designada para organizar la XII Conferencia Internacional de la Federación Internacional de Mujeres Universitarias, que se celebró del 15 al 27 de septiembre y donde Jimena presidió el comité de organización. El acto de clausura congregó a mujeres de todo el mundo, entre ellas, la chilena Gabriela Mistral, poeta, diplomática y unos años después premio Nobel de Literatura, o Cornelia Sorabji, activista social y primera mujer india en estudiar en Oxford.

 

Para Pablo Lozano, Jimena “no tuvo mucho tiempo para destacar porque su carrera científica pronto se vio truncada, primero por los problemas personales en su trabajo y más tarde por la Guerra Civil, para ser finalmente cesada por Franco una vez finalizada la guerra”.

 

Lozano subrayó que “entre los motivos que argumentó su jefe para pedir que la cambiasen de departamento, llama la atención que dijese que ‘por sus condiciones naturales no era apta para el trabajo en el mar’, un comentario machista que hoy quizá podría escucharse en un bar, pero no en un documento oficial, lo que demuestra la normalidad con la que se sostenía ese argumento.

 

Debido a todos estos problemas, “el trabajo y obra de Jimena han permanecido olvidados y no ha podido tener la repercusión que se merece”.

 

Jimena nunca se casó ni tuvo hijos. En 1983 falleció y su sobrino Jose Manuel Quirós se convirtió en su único heredero que, hoy en día “y a sus 89 años, no solo conserva multitud de documentos de Jimena sino una salud y una memoria privilegiadas. Sin su ayuda no hubiese sido posible sacar esta historia a la luz”, concluyó Pablo Lozano. EFE

Yate del rey Alfonso XII que en 1920 se convirtió en buque oceanográfico a bordo del cual embarcó Jimena convirtiéndose en la primera científica española en participar en una campaña oceanográfica. Foto: cedida por IEO

 

Jimena en el IEO durante el curso impartido por M. Adrien Robert en 1925, en Francia. Foto cedida por IEO

 




Secciones: