BIOSIVERSIDAD PLANTAS

El Jardín Botánico descubre una nueva planta floral en Burgos, Álava y La Rioja

Imagen de la nueva planta floral descubierta. RJC-CSIC/DAVID CRIADO RUIZ

BIODIVERSIDAD PLANTAS

Madrid, 20 ene (EFE).- Investigadores del Real Jardín Botánico de Madrid han descubierto en las sierras calizas situadas en las provincias de Burgos, Álava y La Rioja una especie críptica de planta floral hasta este momento desconocida y perteneciente al género Phalacrocarpum.

En biología se conoce como especies crípticas a aquellas que, diferenciadas reproductivamente entre sí, no lo son a simple vista y en muchas ocasiones tienden a ser confundidas debido a la falta de información genética, según un estudio del Jardín Botánico (RJC-CSIC).

Este estudio, recién publicado en la revista Molecular Phylogenesis and Evolution, ha desvelado la existencia de una planta hasta ahora desconocida a partir de trabajar con varios marcadores moleculares.

La nueva especie críptica pertenece al género de angiospermas o plantas florales Phalacrocarpum, endémico de la Península Ibérica con una sola especie y tres subespecies, según el libro Flora Ibérica acerca de las plantas vasculares en la Península Ibérica e Islas Baleares.

El estudio, llevado a cabo por investigadores como Gonzalo Nieto Feliner, pretende aclarar la incertidumbre de parentesco biológico entre especies botánicas existente hasta ahora en algunas regiones.

“Está muy diferenciada genéticamente no solo de la subespecie en la cual se creía incluida sino también del resto de poblaciones muestreadas de todo el género”, ha señalado el botánico español que, según ha añadido, “además de esta especie críptica, este estudio ha descubierto la existencia de procesos de hibridación que explican la incertidumbre taxonómica que motivó la investigación”.

Las zonas híbridas se sitúan en el Valle de Sanabria, resultado del contacto con dos subespecies (hoffmannseggii y anomalum) o en las sierras orensanas paralelas a la frontera con Portugal y áreas limítrofes con el país luso, donde el cruce es todavía más antiguo y moldeado por procesos ligados a cambios climáticos durante el Cuaternario.

Para llevar a cabo la investigación el Jardín Botánico han contado con la colaboración y las colecciones científicas de Juan A. Alejandre, gran conocedor de la flora de esta región, y Luis Marín Padellano.

El gran interés que han suscitado los resultados preliminares ha impulsado a los investigadores a preparar un proyecto más ambicioso “en la línea de comprender mejor los factores que posibilitan los cambios evolutivos en plantas en el Mediterráneo”, ha concluido Nieto Feliner. EFE.




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com