M√ČXICO CONSERVACI√ďN

Jane Goodall rechaza el pesimismo y cifra en la juventud su esperanza para el planeta

  • Tener una madre que brinda afecto y protecci√≥n, pero que no es sobreprotectora, da confianza a los ni√Īos. En la sociedad de los chimpanc√©s tambi√©n hay buenas madres y malas madres

Jane Goodall rechaza el pesimismo y cifra en la juventud su esperanza para el planeta Foto cedida primatóloga y conservacionista Jane Goodall.EFE/Universidad Iberoamericana

México,  (EFEverde).- La primatóloga y conservacionista británica Jane Goodall rechazó hoy las visiones pesimistas sobre el futuro y cifró en los jóvenes su esperanza para el planeta, en una conferencia magistral que impartió en la Ciudad de México.

En su presentaci√≥n “Un mensaje de esperanza”, en la Universidad Iberoamericana, la mensajera de paz de las Naciones Unidas evoc√≥ la influencia de su madre en su carrera, que la llev√≥ a estudiar chimpanc√©s salvajes y a revolucionar la investigaci√≥n sobre estos primates.

Refiri√≥ que cuando ten√≠a un a√Īo de edad llev√≥ gusanos a su casa y su madre Margaret, lejos de reprenderla, la exhort√≥ a que los devolviera a la tierra para que pudieran sobrevivir.

Relación madre Рhijos :

“Tener una madre que brinda afecto y protecci√≥n, pero que no es sobreprotectora, da confianza a los ni√Īos. En la sociedad de los chimpanc√©s tambi√©n hay buenas madres y malas madres. Tener una buena madre hace que los chimpanc√©s alcancen mejores posiciones. Pienso que es lo mismo para nosotros”, sostuvo.

Ese apoyo llev√≥ a Goodall, hoy de 82 a√Īos, a realizar su sue√Īo de ir a √Āfrica, donde emprendi√≥ un estudio que ya va para seis d√©cadas del entonces desconocido mundo de los chimpanc√©s.

Similitud con los simios :

Descubri√≥ que estos simios, que tienen una similitud gen√©tica de 98,6 % con los humanos, elaboran y usan herramientas, rasgo que se consideraba exclusivo de la humanidad, lo que ha forzado a revaluar el significado de la palabra “hombre”.

También reveló una similitud más oscura al documentar que grupos rivales de chimpancés se enfrascan en auténticas guerras territoriales en las que los miembros de un clan suelen exterminar a los integrantes del otro.

A lo largo de los a√Īos atestigu√≥ la degradaci√≥n del h√°bitat de los chimpanc√©s a trav√©s de la deforestaci√≥n. Al viajar por el mundo para dar a conocer los problemas en √Āfrica cobr√≥ conciencia de la severidad de los problemas ambientales a escala mundial y de la crisis del calentamiento global.

Además del trato salvaje a las especies para consumo humano, Goodall llamó la atención sobre las enormes superficies de bosque que son taladas para cultivar forraje para alimentar estos animales, y la gran cantidad de agua que se requiere para ello.

Asimismo, se√Īal√≥, el metano derivado de la alimentaci√≥n del ganado es uno de los principales gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio clim√°tico.

“¬ŅC√≥mo puede ser que la criatura m√°s inteligente que haya caminado sobre la superficie de la Tierra est√© destruyendo su √ļnico hogar?”, se pregunt√≥.

Desconexión cerebro-corazón :

Su respuesta es que al parecer en alg√ļn momento de la humanidad “hubo una desconexi√≥n entre el cerebro y el coraz√≥n” y las personas comenzaron a tomar decisiones con base en lo que era mejor para ellas en el momento “y en las pr√≥ximas elecciones o la pr√≥xima junta de accionistas”, en vez de pensar qu√© es lo mejor para las generaciones futuras.

Pese a esta desconexi√≥n, Goodall rechaz√≥ las estimaciones seg√ļn las cuales el da√Īo que los humanos han infligido al planeta son irreversibles y consider√≥ que existe una ventana de oportunidad para cambiar de rumbo que “no depende de los cient√≠ficos ni de los pol√≠ticos”, sino de los j√≥venes.

Esta creencia la llev√≥ a lanzar la iniciativa internacional “Roots and Shoots” en 1991, con cap√≠tulos en 138 pa√≠ses y con m√°s de 150.000 miembros entre los niveles preescolar y universitario, que trabajan en programas para mejorar la calidad de vida de las personas y los animales.

La filosof√≠a detr√°s del movimiento es que “cada individuo hace la diferencia cada d√≠a”, explic√≥.

“Tenemos la oportunidad de elegir qu√© diferencia haremos a trav√©s de las peque√Īas decisiones que hacemos cada d√≠a. ¬ŅInvolucran crueldad animal o explotaci√≥n infantil?”, plante√≥.

Adem√°s de los j√≥venes, la tambi√©n et√≥loga y antrop√≥loga cit√≥ otras razones para tener esperanza: “la capacidad de nuestro cerebro para resolver problemas, la resistencia de la naturaleza y el indomable esp√≠ritu humano”. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el an√°lisis de sus h√°bitos de navegaci√≥n. Si contin√ļa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener m√°s informaci√≥n, o bien conocer c√≥mo cambiar la configuraci√≥n, en nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.

ACEPTAR
Aviso de cookies