CONSERVACIÓN ISLOTES

Piden la protección de los 149 islotes de Baleares por su relevancia ambiental

superficie marina 2030 Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera. EFE/Cati Cladera/ARCHIVO

El grupo ecologista GOB ha reclamado a la Conselleria de Medio Ambiente medidas efectivas de protección para los 149 islotes de Baleares, que albergan endemismos y donde nidifican especies de aves marinas, y ha advertido de que en un 55 % de ellos es posible desembarcar, lo que daña su biodiversidad.

149 islotes

La relevancia de los islotes radica en que su separación física de las islas mayores ha generado en algunos casos la evolución de taxones exclusivos, que en todo el mundo sólo viven en estos pocos metros cuadrados en medio del mar, y donde se han podido preservar de algunos impactos graves como la introducción de especies invasoras, ha explicado el GOB en un comunicado.

El endemismo más conocido son las lagartijas, pero los ecologistas añaden un número importante de invertebrados y especies vegetales, así como el hecho de que los islotes son reductos para las aves marinas, que se encuentran más seguras en ellos para reproducirse, lo que los convierte en “joyas del patrimonio natural balear”.

El “Atlas de las pequeñas islas y los islotes de Baleares” cataloga 149 islotes que cumplen el criterio de contar con la presencia de plantas vasculares o fauna terrestre. Según el GOB, 121 de ellos están amparados por figuras de protección (el 81,2 %), al formar parte de parques naturales, parques nacionales (Cabrera), reservas naturales o espacios de la red Natura 2000 (ZEC, LIC o ZEPA).

Los ecologistas indican que todos los islotes de Cabrera y Formentera tienen algún grado de protección, pero en Ibiza, Menorca y Mallorca la falta de protección se da entre el 20 y el 25 % de los casos.

El GOB advierte además de que la protección de un espacio natural con alguna de las diferentes figuras existentes no siempre implica la existencia de un marco de ordenación de usos, y en ocasiones si lo hay es insuficiente para la conservación.

Acceso de personas

La principal amenaza es el acceso de personas, que pueden generar molestias graves a la fauna y facilitar el acceso de especies depredadoras o invasoras.

El GOB alerta de que el acceso es libre en el 55 % de los islotes de Baleares, ya que a 82 de ellos “se puede acceder libremente y en cualquier época del año sin tener que contar con ningún tipo de autorización”.

Mientras en Cabrera y Formentera el acceso a los islotes está regulado en el 100 % de los casos, en Ibiza se regula en el 44 % de ellos, en Menorca en el 34% y en Mallorca sólo en el 15 % de los casos.

El GOB alerta de que el aumento de la población y de las actividades en el medio natural, y la popularización del uso de kayaks y tablas de paddel-surf, hacen que la presión a los islotes está experimentando un incremento muy importante, por lo que reclaman al Govern que dote a los islotes de medidas legales para regular el acceso de personas, al menos en determinados momentos del año.

La entidad ecologista propone compaginar tres vías legales, empezando por limitar el acceso en los planes de gestión de los 49 islotes que forman parte de espacios de la red Natura 2000 y que aún tienen pendiente la aprobación de dicha reglamentación.

Otra posibilidad es proteger los islotes con la figura de “microrreserva” que prevé la LECO, por su interés científico o por la presencia de especímenes o poblaciones animales o vegetales amenazadas o merecedoras de conservación; y la tercera opción, para islotes importantes para determinadas especies catalogadas, son los planes de recuperación o conservación para área biológica crítica, prevista en el Decreto 75/2005.

Medidas

El GOB pide a la Conselleria de Medio Ambiente que inicie la puesta en marcha de este tipo de medidas y durante su tramitación informe a la ciudadanía de la “inconveniencia de visitar los islotes, cuenten o no con protección, ya que especialmente durante la primavera y verano puede tener unos efectos nefastos sobre algunas especies”.

Los ecologistas ponen como ejemplo el desembarco el verano pasado de navegantes y bañistas en el islote Pantaleu, en el parque natural de Sa Dragonera, que está prohibido.

También recuerdan que el año pasado, favorecida por el confinamiento, se instaló en el islote de Na Guardis (Ses Salines, Mallorca) una gran colonia de cría de gaviota roja (ichthyaetus audouinii).

Voluntarios del GOB, en coordinación con la Consejería de Medio Ambiente y Territorio y la colaboración de PortsIB y la Policía Local de Ses Salines, llevaron a cabo un dispositivo de vigilancia e información a lo largo de 27 jornadas con la fin de garantizar la tranquilidad necesaria a la colonia de cría, evitando el desembarco de personas en 91 ocasiones.

“Especialmente durante el período de incubación de los huevos, una molestia de pocos minutos puede significar el fracaso de muchas parejas”, concluye el GOB. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com